¡Vos También Podés Hacerlo! [pero no tenés ganas]

Siempre digo, y cualquier persona que me conozca lo puede confirmar, que el no puedo es una excusa barata, y no debería existir en el vocabulario de ninguna persona.

Aunque, según dicen, existe una excepción para cada regla. Y la única excepción que le regalo a esta regla del “no puedo no existe” es, “puedo, pero no tengo ganas”. Sobre eso vamos a trabajar hoy. Es muy distinto creer que no podés hacer algo, a saber que podes pero justo hoy no tenés ganas de hacerlo.


Y bueno, es lo más normal ¿no? Incluso yo misma no siempre estoy al 100%, super motivada y activa. Simplemente porque no tengo ganas, ¡qué nadie me moleste! Déjenme pasar todo un día tirada en mi cama sin hacer nada, perdiendo el tiempo, porque me lo merezco. No, eso jamás puede pasar.



De hecho, muchas personas me han preguntado ¿cómo haces para estar siempre bien? ¿para tener siempre esa motivación? Te voy a revelar mi mayor secreto, pero antes voy a ambientar un poquito la situación. Como soy amante de la industria cinematográfica, nuevamente voy a contextualizar usando un ejemplo de una de mis películas favoritas: The Avengers. Si no la viste, no importa asumo que al menos sí conoces a los famosísimos y legendarios personajes, y posiblemente seas víctima de algún spolier con este post.


Bueno, mi secreto es el mismo secreto que el de Dr. Banner. ¿Ya lo estás adivinando?


¿Cómo hace Banner para no ser Hulk todo el tiempo? ¿Cómo lo controla? ¿Cómo evita enojarse?

¿Cómo hago para al menos dos veces por semana, sin importar los problemas de mi vida personal, escribir estos posts? ¿Cómo hago para dar todos los días al menos un mensaje positivo en mis redes sociales? ¿Cómo, cuál es el super secreto, la mega estrategia VIP que tengo para salir siempre adelante? ¿De dónde saco esas ganas?


En cierto momento de la película, los héroes tienen que enfrentarse al peor de los enemigos que vieron hasta ahora, los superan en número y el panorama es desalentador, por eso Capitán América le pide a Bruce Banner que se prepare para la batalla, que “empiece a enojarse” ya que Banner por sí mismo es un simple hombre sin ningún poder extraordinario, pero cuando se enoja se convierte en el famoso e increíble Hulk.


-"Ese es mi secreto Capitán, siempre estoy enojado." - responde Banner.

Posiblemente te estés preguntado, ¿y por qué me habla de héroes, de películas, de cosas que no tienen nada que ver?

Porque ese es mi secreto: nunca tengo ganas. Soy fanática de, como yo la llamo, la buena mala vida. Me encanta sentarme en el patio de mi casa a mirar el pasto crecer, durante toda una tarde. Pero soy realista y entiendo que si hago eso cada día de mi vida, no solo no voy a lograr mis metas, sino que no voy a tener ni para comer.



Así que ese es mi secreto para encontrar mi motivación: hacer las cosas sin ganas, pero hacerlas. En eso Banner y yo nos parecemos, cuando nos motivamos todo el mundo lo nota, puede que no me convierte en un bicho verde, pero hago todo con tal fuerza que no pasa desapercibido. Pero cuando la motivación se empieza a apagar, hago menos pero hago. Para él el enojo siempre está, solo lo suelta para transformarse, por eso parece tranquilo.


Con esto no quiero decir que de ahora en más tengas que hacer todo a medias, eso es mediocridad. El mensaje que quiero darte es que el día que no tengas ganas te obligues a hacer al menos una cosa, así sea un poquito, para obligarte y acostumbrarte a hacerlo a pesar de. Así tu cuerpo y mente adquieren el hábito de hacer sin importar la intensidad de las ganas. El no tener ganas es muy variado, desde excusas por pereza, hasta problemas reales que nos distraen de los objetivos. Nadie quiere cuidar un familiar enfermo y después cumplir con sus tareas, pero de eso se trata, de hacerlo siempre no solo en el mejor momento.



Como verás disfruto mucho con las películas, entonces hice un trato conmigo misma, puedo ver una pero siempre, siempre, tengo que sacar alguna idea positiva para algo. Adivinen quien estuvo mirando The Avengers esta semana.


Cuando te toque ser Hulk, y romper todo, trabajar al 200% está perfecto, pero esos días que el simple Dr. Banner toque tu puerta, no te quedes ahí sin hacer nada, no dejes que tu mente solo piense y piense en las deudas, en el trabajo, en los problemas y en mirar televisión. Cuando quiero estar sentada afuera porque el día está hermoso, bien lo hago, tomo mi cuaderno, mi lapicera y me pongo a trabajar en estos posts.


Mi forma de mantener la motivación es encontrarle algo productivo a todo lo que hago. A las cositas cotidianas y simples.


Así que recordá el “no puedo” en realidad es “puedo, pero no tengo ganas”.


Deja de mentirte.


Si no podés dejar el trabajo que tanto odias, es porque no tenés ganas de dejarlo.

Si no podés dejar a tu pareja tóxica, es porque no tenés ganas.

Si no cambias tu vida es porque no tenés ganas de hacerlo, no porque no quieras.

Si estás en este momento pensando, ¡qué sabrá ella de todo eso! Es simple, cuando quise lo hice y si yo pude, vos también.


Seas Hulk, Capitán América, Black Widow, Thor, Iron Man… o solo vos, entendé que, y no me canso jamás de repetirlo desde que lo escuché: si no haces nada no pasa n a d a.


Cuando logres vencer tus no ganas, vas a lograr obtener algo bueno de cada paso que des, vas a ver el mundo con ojos de oportunidad. Una película, una canción, una obra de teatro, una charla, absolutamente todo cobra otro sentido cuando lo miramos de otra forma.


Cada vez que estes a punto de decir “no puedo”… cambiá y decí: “puedo, pero no tengo ganas”. Vas a ver como a tu cerebro eso no le gusta y lo empieza a hacer.


Y vos, ¿tenés alguna estrategia de motivación?


Nos vemos en la cima!


0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados