Un Robot te Reemplazará

La robótica, por si no lo habías notado, está avanzando a pasos agigantados. Pronto los robots nos estarán reemplazando en las tareas más automáticas. Y creo que así debe ser, indudablemente. Por eso, muchos perderán sus trabajos, especialmente los que no reporten valor agregado a la humanidad.



Las tareas y trabajos menores


No me malinterpretes, no tengo nada en contra de los trabajos “menores” como los llaman, pero si eres un trabajador promedio, pronto estarás fuera. Así de simple, así de crudo. Y quizás es lo mejor que a muchos les puede pasar.


Hace unos meses vi un video de un coach que hablaba de este tema y no pude más que estar de acuerdo en la idea de que solo los destacados podrán conservar su empleo. A ver si me explico, para que un robot no te reemplace tú tendrás que hacer algo más que tu tarea en sí.


En este caso, el coach hablaba de un chofer de autobús. Digamos que eres un chofer, un trabajo totalmente honrado y respetable, pero lo único que hacer es ir y venir todo el día, sin aportar nada más, ni siquiera una buena sonrisa a los usuarios. Lo haces solo por cobrar un sueldo, comer, dormir bajo un techo y medio sobrevivir. Déjame decirte que eres un empleado promedio y te reemplazarán.


Pero, si das más allá de eso, conversas con los usuarios, les hace pasar unos minutos amenos, les regalas unas palabras de aliento, mantienes el bus en perfectas condiciones y haces todo lo que esté a tu alcance para brindar una experiencia increíble mientras la gente viaja contigo, entonces estará difícil que un robot haga eso por ti. ¿Me vas comprendiendo?


Los negocios que quedarán atrás...


Y así es en todos los puestos de trabajo, incluso aplica también para empresarios y emprendedores. ¿Cuántos emprendedores vemos que solo inician negocios para “hacer dinero” sin querer de verdad aportar algo más a su clientela? No son negocios con propósito o, por lo menos, no con uno alineado a un deseo de mejorar el mundo.


También te puede interesar: "No dejes que tu vida sea un error".


Sí, te podrá sonar muy romántica la idea, pero emprender hoy en día no es solo vender como pan caliente. Se trata también de qué manera tu producto o servicio mejora la vida de las personas. Realmente, hacer dinero es fácil, pero lograr resolver problemas importantes para la humanidad no lo es tanto. No es que sea difícil, pero tener eso como propósito requerirá más de ti que estar en una zona cómoda.


Las tareas domésticas


Por otra parte, quiero que pienses en algo. ¿Te gustaría vivir en un mundo donde todas las tareas domésticas y automáticas las hicieran por ti? No sé tú, pero yo sí. Alguien que lave la vajilla, la ropa y limpie la casa, mientras yo me ocupa de cosas con un nivel más alto de influencia en el mundo, como dedicarme a lo que amo o a mi familia.

La robótica tiene años trabajando en eso y ya hay países, como Japón, donde es una realidad. Las tareas domésticas son atendidas por robots. Claro, será algo a lo que no accederemos todos muy pronto, pero se irá extendiendo su uso con el pasar de los años.


Hace poco quedé muy impresionada viendo en las historias de Instagram un pequeño robot que barre, pasa la mopa y aspira los pisos. Muchas personas ya los tienen en sus casas y su costo es muy accesible, aproximadamente $150. Se maneja a través de una aplicación de teléfono móvil. Yo quiero uno para mi casa y así no tener que limpiar a diario los pisos.



¿Te imaginas el tiempo que puedes ahorrar haciendo uso de robots? Si yo tuviera una persona que me hiciera el aseo de la casa, pero no aportara nada más a mi hogar, no fuera amigable ni viera nada especial en ella, preferiría un robot. Solo no botaría a la persona del aseo, si estuviera de alguna manera dentro de mis afectos, porque eso no me lo daría un robot.


¿Qué estás haciendo con tu vida?


Es hora de que vayamos pensando en serio en nuestra misión de vida, trabajar en nuestra autenticidad y ver de qué manera hacer la diferencia en esta sociedad. Esto no solo nos hará irremplazables, sino que nos hará mucho más felices.


Es hora de evolucionar, ya no podemos tener el mismo nivel de consciencia de hace uno o dos siglos. Hemos avanzado en muchos aspectos y es importante estar a la vanguardia. Vienen cosas interesantes, increíbles, y vamos a desear formar parte. A veces, nos da la impresión de que estamos peor que nunca, pero no es tan cierto.


La humanidad ahora es más pacífica y nuestra esperanza de vida a aumentado al menos una década respecto del siglo pasada. Y son solo dos ejemplos. La tecnología se está poniendo cada vez más al servicio del bienestar del planeta, para ser más eficientes en cuanto al aprovechamiento de los recursos y a su desecho. Pero eso no lo estamos viendo, porque otras cosas negativas hacen más ruido.



Desde ya le agradezco a la robótica quitarme un futuro empleo donde seré mediocre. Gracias, no necesito eso. Quiero conseguir mi lugar en el mundo y siendo promedio no lo lograré. Por eso amo iniciativas de negocios como Sé el Jefe y otros modelos como el multinivel.


Esta nueva oleada de negocios donde los que se oponen al cambio los ven como sectas, yo veo que están aportando mucho más que la fórmula para ganar dinero. Se preocupan por formar líderes, por hacer de las personas algo único y capaces de vivir una vida plena. Me encanta ese lavado cerebral porque creo que viene muy a cuento con lo que se avecina.


Sé un visionario, no te conformes con lo que ya es a todas luces obsoleto. Ve siempre más allá. ¿Vas a servir café? Sé el mejor sirviéndolo, crea una nueva forma de servir café, con arte, con estilo. Disfruta lo que haces, solo así lograrás maestría en ello. Y permite que los robots hagan las tareas rutinarias. Sería como un sueño ¿no crees?

ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados