Soluciona tus problemas de la vida en 3 pasos

Todos tenemos problemas en la vida, pero más personas de las que piensas no quieren resolverlos. ¿Por qué? Porque tenemos una idea falsa de lo que significa tener un problema. Sin embargo, solucionar tus problemas es la mejor decisión que puedes tomar.



Aunque no te des cuenta la vida consiste en gran parte, en solucionar problemas. Quizás pienses que la vía más fácil es evadirlos, o tal vez vayas por ahí reaccionando, a cada problema que se te presente, de manera impulsiva.


Es decir dejas al azar o al destino que se encarguen de ellos o, simplemente, tomas las riendas de manera inconsciente. En ningún caso está siendo asertivo, todo lo contrario, estás creando o añadiendo más problemas a tu situaciones cotidianas.


Cuando estás en un negocio online cómo Sé el Jefe o cualquier otro, te ves envuelto en una vorágine de pequeños o grandes problemas que si no aprendes ahora mismo a solventar pueden significar un fracaso estrepitoso.


Por tal motivo, te he traído en esta oportunidad tres pasos sencillos para resolver tus problemas de la vida cotidiana. Son pasos que puedes aplicar a las distintas áreas como la de pareja, laboral, profesional y personal.


También te interesará leer: " 5 trucos sencillos para hablar en público".


1- Identifica tu problema


Puede parecerte un paso tonto pero no lo es. En ocasiones creemos que algo es un problema y no lo ves o, por lo menos, no es real. Te pon un ejemplo muy común para nosotras las mujeres.


Muchas de nosotras sentimos que tenemos sobrepeso, sin embargo en la mayoría de los casos eso no es verdad.



Al asistir a un profesional de la salud nos damos cuenta que ese sobrepeso no es real sin embargo tenemos hábitos alimenticios errados y oportunidades y pobre estilo de vida. El problema real consiste en que no estamos conformes con nuestro cuerpo y abusamos de él con malos hábitos de vida.



En pocas palabras el problema siempre está en la causa. Y es allí donde debes buscarlo. En este sentido las causas pueden ser múltiples y de distintos grados de profundidad. Mientras más profunda sea la causa más compleja será la solución y, por el contrario, mientras más superficial sea la causa podrás materializar más rápido la solución.


Lo ilustraré con otro ejemplo. Imagina un matrimonio infeliz por irrespeto y maltrato. La mujer se lo plantea como un problema.


Causa superficial: Irrespeto y maltrato.

Solución rápida: Divorcio.


Causa Intermedia: Problemas de comunicación.


Solución Intermedia: Lograr formas

efectivas de comunicación con ayuda profesional.


Causa profunda: Poco amor propio

Solución profunda: Terapias, formación, dedicación al propio ser, indagación en la propia historia, introspección, etc.


El común de las personas huyen a la mayoría de las causas-problemas, incluso a las superficiales. Y hay algún porcentaje que solo a las superficiales y el problema se repite, incluso, con más intensidad. Por eso es importante tomar conciencia e identificar bien cuál es el problema y sus múltiples causas.


También es importante a la hora de desglosar las causas determinar las personas involucradas y ver qué papel jugarán en la toma de decisiones.


2- Medita las alternativas y toma decisiones


Una vez identificadas las causas debes meditar en las posibles soluciones. No creas que este paso tiene que llevarte mucho tiempo. Puede ser cuestión de minutos si el problema es urgente. Con el tiempo, seguramente sabrás cómo hacerlo en cada situación y tomando té el tiempo justo.


Lógicamente, cada solución va en proporción con la magnitud del problema. Habrá soluciones que requieran pasos y procesos previos a su conclusión. Por ejemplo, en el caso del divorcio no es una solución que se pueda ver materializada en un día, primero se daría una separación de cuerpos y luego todo un proceso legal con fases.


Cuando hablé en el punto uno acerca de soluciones superficiales, no me refería a fáciles ni rápidas necesariamente. Me refería a la solución que podría solventar el problema en una primera instancia, pero quizás no de forma permanente.

En todo caso, se debe intentar medir las posibles consecuencias y cómo te afectará a ti y a los involucrados.


¿Cómo resultará todo? Solo lo sabrás cuando tomes acción y experimentes los efectos.


Si el efecto es negativo tendrías que considerar otras opciones, si el problema se soluciona y puedes avanzar, entonces sabrás que has acertado y puedes aplicar esta solución de nuevo en futuros problemas, siempre y cuando aplique.


3- Acción


Por último, solo te queda actuar con valentía, sin mirar atrás, y sin dudar. La firmeza en tus pasos te dará fuerza para afrontar lo que vendrá. No importa si cometes errores, ya luego podrás enmendarlos volviendo al inicio del proceso. Después de todo, la vida es sobre experimentar y aprender.



Nada que de lo que ocurra será tiempo perdido. De todo problema y de toda solución estarás aumentando tu bagaje de vida. Eso se llama madurez y todos llegaremos tarde o temprano.


Cambia la visión respecto a los problemas


Los problemas son necesarios para evolucionar como seres humanos. Velos como oportunidades de mejorar, de crecer. Velos como retos y desafíos que te hacen más maduro y responsable cada día. Verás como con el tiempo te volverás más ecuánime e inteligente emocionalmente con ellos.


¿Qué haces tú frente a tus problemas? ¿Quejarte, preocuparte, evadir? ¿O comienzas a buscar soluciones?

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados