¡Que Nadie Te Robe La Esperanza!

Updated: Jan 12, 2019

Que nadie te robe la esperanza. Que nadie tenga ese poder. Que nadie tenga el poder de hacerte creer que no hay posibilidad de salir a flote, menos aún que no hay posibilidad de triunfar.


¿Por qué nosotros los latinoamericanos permitimos que un gobierno o que un sistema determine cómo nos sentimos? ¿Por qué les cedemos nuestro poder, nuestra cuenta bancaria y hasta nuestros anhelos? ¿Por qué seguimos victimizándonos ante el mundo? ¿Por qué nos comportamos como la cenicienta del continente?



No pretendo ponerme a hablar hoy de política, más bien estoy hablando de un problema psicológico que deriva en lo social. ¡Y cuánto nos ha afectado!. Cuánto nos ha dañado ser dependientes. Nos ha costado nuestra libertad.


Soy de Venezuela, un país muy golpeado, donde la gente es maravillosa, pero no lo sabe. Pareciera que estamos encerrados en un círculo de negatividad del que es imposible salir. Pero yo sé que no es así, no es real que no podamos liberarnos de las cadenas que nos atan, pues las más fuertes no son las de un gobierno, sino las de nuestra mente.


Hoy quiero dejar un mensaje a toda la comunidad latina de Sé el Jefe, pues todos compartimos un continente y nuestras historias son parecidas. Te pregunto: ¿No estás cansado de poner en manos de terceros tu vida? ¿No estás cansado de esperar un regalo? ¿No estás cansado de no tener un dólar? ¿No estás cansado de no tener una vida de calidad? ¿No estás cansado de tener los sistemas educativos más pobres del mundo? ¿No estás cansado de quejas, culpas y críticas vacías?


También te puede interesar el artículo "La Vida Obra para tu Mayor Bien".


Sonará trillado, pero ya es hora de que cada uno de nosotros sea el cambio que espera ver ahí afuera. Renegar de lo que tenemos no sirve de nada. Remediar los errores sí. Estamos siempre tan enfocados en los problemas que nos olvidamos de que para cada uno hay una solución.


Por eso me gusta el emprendimiento y los negocios, aunque antes pensara que era un mundo muy lejano para mí. Plataformas como Sé el Jefe me gustan porque ofrecen una solución, pero estamos tan concentrados en buscar problemas, obstáculos y conflictos que somos incapaces de verla. Es duro tal vez lo que estoy diciendo, pero es hora de asumir nuestras creencias erradas acerca del mundo y cambiarlas de una vez por todas.


Hace poco estuve investigando sobre negocios de hispanos en los Estados Unidos y las cifras son impresionantes. Es la comunidad que más emprende negocios en ese país, pero también la de menor crecimiento. ¿Por qué? Simple, por esa mentalidad de escasez que nos invade. Pretendemos triunfar en los negocios evadiendo impuestos, improvisando y despilfarrando el dinero en cosas sin importancia.


Según lo que investigué, los hispanos en Estados Unidos no se preocupan por integrarse de forma correcta al sistema, ni por buscar información, ni por educarse, ni por reinventarse. Además, les da mucho miedo comunicarse en inglés y hacer networking.


Desde mi perspectiva, esto sucede porque no fuimos formados para tener poder sobre nuestras vidas, ni para ser líderes, ni para enfocarnos en lo realmente importante. Nos enseñaron más bien a creer que los poderosos eran otros y que nosotros debíamos odiarlos. Nos enseñaron que esos poderosos nos debían algo y que si no salíamos adelante era porque nos habían negado el derecho.


Se crea entonces, un círculo vicioso en el que nos sentimos menos y al mismo tiempo nos creemos merecedores de ser salvados por un tercero. Eso está tan internalizado, que ni siquiera nos damos cuenta. Por eso escribo estas líneas, para dar un poco de luz a este asunto.


No entregues tu poder. Tú eres capaz de liderar tu negocio y si no sabes algo puedes aprenderlo. No veas enemigos donde no los hay y deja de permitir que otros te digan a quién debes odiar, amar o qué debes esperar de la vida. No estás condenado a ser austero. Tú eres tan humano como Bill Gates, Donald Trump u Oprah Winfrey. Ellos no son marcianos, son habitantes de la tierra como tú. Si ellos pudieron, ¿quién no? Sé que suena obvio, pero a veces lo obvio es lo que menos consideramos.


Deja de criticar a los ricos. Comienza a admirarlos, a seguir su ejemplo. Deja de idolatrar a quien te quita tu poder, a quien te quiere ver hundido para dominarte. Porque ese que te vendieron como enemigo, no lo es realmente. Deja de permitir la explotación. Y no se trata de protestar y organizar huelgas, sino de empoderarte de una vez por todas de tu vida, eso incluye tu economía.


Deja de pelear para que un patrono te pague más, esa no es la lucha que hay que enarbolar. Más bien, en vez de pelear por un sueldo más alto, comienza a buscar mejores fuentes de ingresos. Pelear por un aumento es como exigirle al verdugo que te pegue menos duro.


La solución siempre es la libertad. Y me duele mucho darme cuenta que los únicos que nos hemos robado esa libertad somos nosotros mismos, al no darnos nuestro verdadero valor.


Que nadie te robe la esperanza. Que nadie te haga creer que no eres libre de hacer una nueva elección, de volver a empezar y tomar mejores decisiones. No estás condenado. Solo tienes que ser valiente y tomar las riendas hoy. Eso duele, porque nos acostumbramos a esperar que nos solucionen. Jamás nadie te dijo que el poder estaba en tus manos. La buena noticia es que sí lo está.



Que nadie te robe la esperanza. El mundo que tu alma sueña sí es posible. Y tu alma no tiene sed de venganza, no tiene envidia ni odio. Tu alma solo entiende de amor, prosperidad, abundancia, paz, éxito y esperanza. Entonces, que nadie te robe eso. Que nadie te robe el amor. Que nadie te robe la prosperidad. Que nadie te robe la paz. Que nadie te robe el éxito. ¡QUE NADIE TE ROBE LA ESPERANZA!

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados