Las Mujeres y los Negocios


Ayer se celebró el Día Internacional de la Mujer. Aprovecho de felicitar a todas mis congéneres de Sé el Jefe. No soy muy dada a prestarle mucha atención a estas celebraciones, pues en mi opinión se tergiversa con banalidades su verdadero significado. Sin embargo, me parece importante hablar del rol de la mujer en la conquista de derechos y cómo ha logrado aportar su singularidad en cada área donde tiene influencia.



No estoy a favor del feminismo agresivo y radical que solo expresa resentimiento hacia los hombres. No se trata de negar miles de años de sometimiento, ni mucho menos, pero no puedo mantenerme por siempre en el papel de víctima por sucesos que ocurrieron en el pasado. La idea es construir un mundo mejor hoy, y no podemos hacerlo solas, solo junto a los hombres lo lograremos.


Uno de los errores, que desde mi opinión, han cometido muchas mujeres en el campo laboral es querer ir al ruedo con las mismas herramientas que las del hombre. Al querer obtener los mismos resultados, con las mismas estrategias aplicadas por los hombres, las mujeres se están perdiendo de grandes resultados (hasta mejores) y de su propio potencial único e inigualable.


Por fortuna, muchas han comprendido las diferencias entre hombres y mujeres y las han tomado como un punto a su favor y no en su contra. Me parece interesante el papel que cumple la mujer en el mundo empresarial. Las mujeres han dejado huella positiva en los negocios y cada día se hacen sentir con más fuerza los efectos de su participación en este ámbito.


Tengo varios años interesada en este tópico. He leído libros e investigaciones sobre cómo la mujer ha logrado ser exitosa con sus propias empresas y emprendimientos. Los resultados de esas lecturas se los voy a comunicar a continuación. Estas son conclusiones que yo misma he sacado, es mi perspectiva particular y no la de autores o investigadores del área, de los cuales citaré algunas ideas.


También te puede interesar: "¿Es importante la inteligencia emocional en los negocios?".


Distintas formas de negociar


Una de las competencias blandas más importantes para emprendedores es la de negociación. A la hora de presentar un proyecto, conseguir clientes y obtener beneficios de alguna índole, las mujeres y los hombres actúan diferente. Según la organización Core Woman, luego de algunos estudios realizados sobre la capacidad de negociación en mujeres de habla hispana, se determinó que a las mujeres les iba mejor usando la estrategia del equipo.



Cuando una mujer negocia ante un posible socio, inversionista o cliente, le va mucho mejor si habla por su equipo de trabajo. La percepción de la mujer como cuidadora de la manada es muy efectiva en una negociación. Y tiene sentido, por su instinto maternal de dar sustento y calidez a sus hijos.


El hombre negociador es mejor percibido cuando habla de sí mismo como individuo, de sus capacidades, logros e historial profesional. Por su dominio de energía masculina, el hombre es más agresivo en la negociación, la mujer es más conciliadora.


En mi opinión, la mujer debería aprovechar su predominante energía femenina para obtener mejores resultados en una negociación. Si se va al ruedo siendo masculina, más agresiva e individualista, puede conseguir resistencia por parte de su interlocutor. Desde mi percepción, ninguna de las dos formas es mejor o peor, son igual de efectivas si se usan adecuadamente,


Sensibilidad Vs Acción


Hombres y mujeres tienen dos polaridades importantes que aportar a los negocios: la sensibilidad y la acción. La mezcla de ambas daría como resultado una acción con propósito. Y esta es precisamente la clave de la productividad.


El hombre es más dado a la acción enérgica y, en ocasiones, si su energía masculina está muy exacerbada puede caer en una acción agresiva (competencia) que termina creando efectos contraproducentes. La mujer cuando se permite expresar su sensibilidad, su feminidad, aporta a las empresas un equilibrio en cuanto a llevar a cabo actividades con un poco más de sentido profundo en cuanto a sus efectos y sentido.



En su libro “El Gen Exitoso” el investigador mexicano Ricardo Perret habla del caso de una mujer que solo logró ser feliz en su trabajo cuando se permitió ser vulnerable. Esta mujer creía que para tener éxito tenía que ser agresiva, dura y ganarle al resto de “competidores”, lo cual le generaba una tensión increíble e infelicidad.


Un día, en una reunión del trabajo, no soportó más el estrés y rompió a llorar delante de todos los demás. A partir de ese momento comprendió que estaba acabando con su paz mental en el trabajo y decidió dejarse llevar por lo que su lógica femenina le indicaba. Se tornó más creativa, comunicadora y se conectó mucho mejor con las demás personas.


Cito al autor: “Nuestro estudio El Gen Exitoso nos permitió descubrir algo sumamente interesante para el éxito: cuando la mujer permite que aflore su lado femenino en el territorio profesional es cuando empieza a ser plena, feliz y sumamente productiva.”


El valor de pedir


Por mucho tiempo se ha creído que las mujeres son discriminadas y por eso se pagan salarios más bajos para ellas. Pero un exhaustivo estudio de Core Woman USA descubrió que las razones por las que no se les pagaban sueldos más altos a la mujeres era porque ellas no los pedían.


El hombre se siente más seguro a la hora de solicitar aumentos y lo hacen sin ningún inconveniente. La mujer es más reservada en este aspecto y su actitud pasiva no la ayuda a obtener mejores sueldos. Esto está relacionado con factores culturales que tergiversan la visión de la mujer en el sistema laboral.


Este es un punto a mejorar, sin duda alguna, trabajar el merecimiento es indispensable para sentirnos capaces de ganar grandes sumas de dinero como empresarias. Porque si así actuamos con un aumento de salario, ¿qué quedaría para establecer el precio de nuestros productos o servicios?


Las mujeres desde nuestro SER podemos aportar mucho más al mundo de los negocios, sin pretender sobrepasar al hombre, ni mucho menos caer en competencias agresivas entre nosotras mismas. El trabajo cooperativo es nuestro fuerte, saquémosle provecho al máximo y sigamos siendo pioneras en las áreas que nos vienen mejor.


Mi deseo para todas las mujeres es que sean auténticas y felices, lo demás viene por añadidura.

17 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados