Las Etiquetas Que te Ayudaran a Tener Mejores Resultados

Existe una problemática social que ataca y afecta a todo el mundo, sin excepción, basada en varios factores pero sobre todo en la subjetividad del sujeto.

Hablo de las famosas etiquetas, que tanto pueden construir como destruir. Una persona tiende a basar su autoestima, la imagen y el concepto que tiene de si misma en estás etiquetas. Si creció con un padre que siempre lo acusó de ser un inútil, es lo que va a creer de si mismo, o incluso si le dijeron que eso que hace, como pintar, escribir, bailar no le va a servir para nada, que haga algo productivo, no va a ser capaz de explotarlo; y sin duda es un gran artista que se perdió en el camino.


Una persona tiende a basar su autoestima, la imagen y el concepto que tiene de si misma en estás etiquetas.

Es peligroso el ejercicio de basar la autoestima en opiniones ajenas, porque jamás va a crecer de forma sana, y por ende no va a ser una persona estable.

Las etiquetas nos limitan y encasillan. Son contraproducentes, porque si nos vamos al otro extremo alguien por ser tan bueno en algo puede llegar a caer en ese lugar y no explorar otras áreas. Automáticamente la creencia popular le hace creer que no puede ser bueno para nada más.


Una persona puede tener tantas etiquetas como ojos que la vean, ¿se imaginan eso?


Flaca, gorda, inteligente, tonta, tímida, buena, mala, mentirosa, honesta, linda, fea… los ejemplos son casi infinitos.


En esta problemática somos víctimas y victimarios, porque tanto hemos recibido etiquetas como hemos etiquetado a otros. Es un círculo vicioso de no acabar.


Pero en lo que me quiero centrar hoy es en cómo podemos despegarnos, borrar y escribir lo que nos gustaría que nuestras etiquetas digan. Imagínense cuando subimos una foto a Instagram y agregamos todos los hashtags (#) que mejor describen la imagen, bueno así debemos hacer.




Primero identificar todas esas etiquetas que a lo largo de nuestra vida nos han puesto y hemos hecho propias. Detectar cuales sirven y son fieles a nuestra imagen y descartar las otras. Por ejemplo, soy una persona que habla mucho, mucho de verdad, y es algo que siempre me hacen notar, como algo malo o bueno, depende de la persona. ¿Y qué hago? Me abrazo a esta etiqueta, la uso como mi hashtag favorito y digo: hola, soy Andre y me encanta hablar hasta por los codos, como decimos acá. Aunque debo confesar que durante mucho tiempo me llame al silencio, porque seguramente iba a incomodar a alguien con tanta cháchara. Pero es bien simple, si no quieren escucharme no lo hagan, yo voy a seguir hablando.


Una vez identificadas las etiquetas que más te gustan, pensá en esas cosas que querés que la gente conozca de vos. Pueden incluso parecer contradictorias, lo bueno de elegir nuestros hashtags es que podemos poner lo que queramos. Soy extremadamente conversadora, pero soy aun mejor escuchando.


Así que, identificar todas las etiquetas, quedarte solo con las que te gusten y agregarte las que quieras.


Simple, ¿verdad?


Ahora el problema es cómo despegar una que está aferrada a vos hace años, tantos que ya ni sabes cuándo surgió. Todo es un proceso y como tal lleva tiempo. Descarta las que sean más recientes o las que tengan menos peso. Hace un juego de 1 x 1, quito una mala agrego una buena. No saques una sin agregar otra, esto es fundamental. De a poco te va a gustar tanto y se va a sentir tan bien usar estás nuevas etiquetas que vas a querer hacer desaparecer todas las negativas, las que te limitan.


Créate el ejercicio mental de subir una foto y agregarle tus nuevos hashtags.

Escribí todo lo que quieras, es tu hoja, es tu vida, es tu imagen, son tus etiquetas.

Sin embargo, no todo es color de rosa. No te mientas. Una cosa es quitar lo negativo que no te permite explorar y explotar todo tu potencial y otra es evitar hacer autocrítica. Si uno de tus hashtags es la pereza, que sabemos que solo sirve para atrasarnos, no la elimines si va a seguir presente en tu vida; hacelo cuando puedas cambiarla por alguna mejor, que te ayuda a lograr resultados.


Escribí todo lo que quieras, es tu hoja, es tu vida, es tu imagen, son tus etiquetas

No te mientas.


Y recordá, no importa lo que digan de vos, no importa lo que piensen, la única opinión que vale tiene que ser la tuya. Solo la tuya. Convertite en el dueño o dueña de tu vida, de tus etiquetas, de tus metas, de tus sueños. No permitas jamás que una simple opinión te limite o te corte el vuelo.


Te invito a que compartas tus nuevas etiquetas. Me encataría saber cuales son y cómo es la nueva imagen que querés regalarte.


Y para despedirme como siempre voy a usar el hasta favorito de todos #nosvemosenlacima


56 views1 comment
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados