La Ventaja de Tener Ambición

Para la sociedad en general hay ciertas características que son condenables y mal vistas, una de ellas es la ambición, que normalmente es asociada con la codicia, y por esa la primera tiene una connotación tan mala.


Sin embargo, no tiene absolutamente nada de negativo la ambición por sí misma.


La industria cinematográfica avala en gran parte y reproduce esta idea. En la eterna lucha del bien contra el mal, pocas veces el bien tiene algo de dinero. Así de simple. El rico, el millonario, con autos, con lujos, con mansiones es justamente el malo de la película. Claro que no siempre es así, pero el estereotipo clásico repite este modelo.


Y nada más alejado de la realidad. Tener ambición, tener poder, tener dinero, no es malo. La ambición es el deseo de querer algo difícil de alcanzar, como la fama y/o el dinero.



Festejemos la ambición, festejemos el quererlo todo.


Querer tener mucho dinero es pecar de materialista, dicen, cuando hay cosas que son más importantes, como la familia, el amor, la salud. Bueno, pero si tengo mucho dinero voy a poder cubrir gastos de salud sin preocuparme, mi familia va a tener otra seguridad y estabilidad. ¿Y el amor? El amor no es dinero, claro que no, pero si no tenés que preocuparte por cómo vas a comer o pagar las cuentas, el amor va a ser más fácil de explorar y descubrir.


No caigamos en el cliché de creer que ser materialista es que solo te interesen los bienes materiales de otra persona. Para mí, ser materialista es querer tener todos los bienes materiales que se me antojen, siendo consciente de que ahí no está mi felicidad. Puedo no tener un peso en el bolsillo y ser feliz con la gente que me rodea, pero más feliz seré si puedo darle a mi gente, a mi familia, la libertad de no preocuparse por la falta de dinero.


¿Se entiende la diferencia?


Hay una frase añeja que dice el dinero no hace la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari.

(aunque prefiero un Mercedes-Benz, desde niña siempre lo quise)



Y así exactamente es como lo veo. El dinero me ayuda a estar tranquila, y por eso lo amo tanto. Es mi herramienta favorita. El dinero es el único capaz de atraer más y más y más cantidades de dinero. Y sin ambición no hay más y más y más dinero.


Así que por mi parte me declaro ciertamente ambiciosa. Ambiciosa de tener muchísimo dinero, ambiciosa por superarme cada día, por tener el auto de mis sueños (el que elegí cuando tenía unos 6 años), por crecer y no parar. Ambiciono cumplir mis sueños y tocar las estrellas.


Las grandes figuras de la historia, y las actuales que hoy cosechan muchísimos miles y miles, sin ambición de hubiesen salido de su zona de confort.

La ambición tiene la ventaja de que, por más que el mundo quiera detenerte, ella siempre te va a impulsar a seguir. Porque es caprichosa, porque no acepta un no por respuesta, porque si la dejamos ser, va a salir al mundo a tenerlo todo. Y no lo neguemos, ¿quién no quiere tenerlo todo?


Así que anímate, empezá el 2019 siendo la persona más ambiciosa del mundo, hace una lista con todo aquello que querés y no pares hasta tenerlo.


La ambición no es mala. Lo malo es la mediocridad de tener apenas lo poquito que podés manotearle a la vida, con el dinero que te da un trabajo promedio.


Y vos, ¿te consideras una persona ambiciosa?


Nos vemos en la cima!

76 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados