La Razón Por la Cual No Vas a Ser Millonario

Dinero, dinero, dinero, dinero. El dinero.

El dinero es el problema de millones y el alivio de pocos. El dinero puede ser un dolor de cabeza o tu salvación, eso va a depender de vos.


Sin duda las personas ricas tienen problemas, nadie está a eximido, pero no tienen los mismos que los mios, eso seguro. Ni los tuyos. En mi cabeza viven las cuentas que tengo que pagar, la educación de mis hijos, la casa, los sueños, todo. Y no puedo tener lugar para los sueños cuando no tengo dinero. No puedo tener lugar para disfrutar plenamente si no tengo dinero, porque la preocupación me acompaña allá donde voy.



Que las cuentas, que la ropa, que la comida, que esto, que aquello, que los precios, que todo es caro... tenemos la libertad absoluta de pasar la vida quejándonos, pero así solo seremos pobres, por los siglos de los siglos.


Entendamos algo. Si tenés una casa, ropa adecuada, comida, o sea las necesidades básicas cubiertas estas por encima de lo que se entiende como el índice de pobreza de tu país. Sin embargo, para las personas verdaderamente ricas vos sos pobre. Te ven como un pequeño hamster que corre toda su vida aspirando un poquito de lujo (que seguramente pagarás con la tarjeta de crédito). Te ven como trabajas todo un año, solo para descansar menos de un mes en “tus merecidas” vacaciones, en las cuales te gastas lo poco que tenés. Sí, para ese grupo de personas sos pobre.


¿Cómo llegaron a la riqueza? ¿Fue suerte? ¿Fue estafa?


No, fue riesgo.


La única forma de hacer realidad los sueños es tomando la oportunidad y llevándola a cabo.

Hay que perder el miedo. Mientras tengas temor de invertir no vas a poder avanzar. No vas a poder avanzar de verdad. Se dice que recibimos lo que damos, entonces si damos dinero con temor, el dinero que vuelva a cargar ese temor y va a querer alejarse.


¿Locuras quizás?


Para nada. Me gusta pensar que el dinero tiene una energía especial. Cuando era chica siempre me decían que los billetes estaban sucios, lo recuerdo bien, que tenían miles de gérmenes porque pasaban por todos lados. Así que crecí creyendo que el dinero era anti higiénico. No lo podía tener mucho tiempo en mis manos. Mis primeros ingresos se me fueron como agua, no los deje quedarse.

Y estoy segura de que eso le pasa a la mayoría de la gente. Quizás no crean como yo lo hacía que tiene bacterias y gérmenes, que es sucio, pero sí que es malo.


¡Qué juicio tan injusto!


El dinero sin duda es la herramienta que puede sacarte de todos tus problemas, incluso si por ejemplo estás en pareja, si eliminamos el factor “problemas” en la economía domestica, hay altas posibilidades de que la armonía sea otra, y puedan darle prioridad a resolver otras cuestiones.


Tanto así que hoy quiero retomar un concepto que ya he manejado y es el de la ambición. No tengas miedo de ser ambicioso o ambiciosa, de quererlo todo, de querer comprar, de querer consumir. El problema del consumo es que son gastos muertos y solo deberíamos hacerlo cuando nuestros activos superen nuestros pasivos.


Lee el artículo La Ventaja de Tener Ambición


Solo para dejarlo bien claro, los activos son los que te generan dinero, como los negocios, en ellos hay que invertir. Los pasivos son lo que te consumen dinero, como un auto por ejemplo.

Nadie dice que no tengas un auto o no te compres ropa, pero si tus ingresos no son mayores que la suma de todos esos gastos, no lo hagas.

Mejor ponete a trabajar para conseguir más dinero, invertí ese dinero y genera más y más.

Tené la mayor de las ambiciones, querelo. La casa, el auto, la fama, la fortuna, los lujos. Ambiciona bien alto y bien fuerte. Sin embargo, tené cuidado de no marearte, porque la fama y la fortuna no te construyen una familia ni te compran amor. Los valores como ser humano, el entendimiento propio y el de tu entorno, en otras palabras el crecimiento personal, es el punto de partida.



Reconciliemos la relación con el dinero, vamos a pedirle perdón por menospreciarlo.


Si ves al dinero como tu enemigo, si no tenés ambición, si no te animas a correr riesgos, si te aferras, si lo ves como una necesidad, si trabajas por él, es decir si tenés una relación tóxica, vas a pasar el resto de tu vida siendo pobre.


Si le tenés miedo te domina y si te domina vas a estar siempre bajo él. Y nadie quiere vivir bajo el yugo de la esclavitud.


Libertad financiera, de eso se trata. Libertad. Libertad de zafar de las ofertas de productos que no te gustan en el supermercado, pero compras igual porque no te queda otra, porque lo otro es muy caro. Libertad de comprarte el calzado que quieras, o de darle ese capricho a tus hijos que tanto te piden. O comprarle ese regalo a tu persona favorita. O hacer simplemente lo que se te de la gana.


Rompé los esquemas, olvidate del trabajo de 8 horas, acostúmbrate a pensar que trabajar se trabaja todos los días, pero la diferencia es que lo haces desde donde quieras, comiendo lo que quieras, haciendo lo que quieras y los números son mucho más grandes, más incluso de lo que podemos imaginar.


Libertad. El anhelo más grande de la humanidad, que solo unos pocos han tenido el valor de tomarla.


Si querés emprender el camino hacia tu libertad financiera, te invito a que entras ahora mismo y conozcas el programa de Sé el Jefe.


¿Y vos, estás dispuesto, dispuesta, a cambiar tu relación con el dinero?


Espero tus comentaros.


Nos vemos en la cima!

45 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados