La Motivación que Necesitas

Mucha gente acude a mis posts buscando palabras de aliento, motivación, algo diferente que le saque por tres minutos de su rutina, de su pensar diario. La mayoría leerá y seguramente algo piense, reflexione. Ah mirá tiene razón, y no se trata de tener razón, no es lo que busco.

Quizás vos seas una de las personas que siempre me lee, y desde ya te lo agradezco, pero… me gustaría saber si alguna vez hiciste algo más que solo leer. No se trata de mí, ni de lo que escribo, no estoy buscando likes ni aplausos, la pregunta va más allá: ¿cuándo lees, ves, escuchas, algo que te hace pensar y sentís ese impulso de cambiar tu realidad, haces algo o solo dejas que ese momento pase?


Tú eres suficiente

Durante nuestra vida nos exponemos constantemente a estímulos externos que afectan nuestro estado, lo que más me sorprende es como lo negativo se nos pega mucho más. Cuando sucede algo que nos pone mal que genera tristeza lo adherimos a nuestro cerebro y lo llevamos cada noche a nuestra cama. Por el contrario, cuando es un algo positivo, que motiva, que nos da felicidad enseguida lo dejamos escapar. Seguramente no te acompañe más de un día.


¿No te parece extraño?


Somos seres programados para la mediocridad.


Para que todo nos resulte inalcanzable. No solo el lujo y la gran vida, eso es para unos poquito con suerte, sino que además creemos que la felicidad en si misma es una utopía eterna. La felicidad son apenas momentitos, suspiros robados, sonrisas que duelen, porque sufrimos la convicción de que tiene fecha de vencimiento.


La felicidad tiene fecha de vencimiento.


Y así vamos, pateando el camino, regateando alegría como si de algo prohibido se tratara.

Déjame decirte que todo eso es mentira. Es la mentira más grande que te plantaron en la cabeza. El problema es que, si te la crees, cada vez que te pase algo lindo inmediatamente vas a entender que es solo por ese momento y no vas a nutrirte de esa experiencia, porque en el fondo bien sabemos que nada es para siempre y la felicidad es solo por un rato.


Por eso cuando lees, ves, escuchas, algo que te hace bien, que te hace absolutamente feliz todas las alarmas se disparan y quieren volverte a la realidad. La realidad de la mediocridad. La que te dice: eso no es para vos.


Desde siempre nos enseñan que tenemos que estudiar para ser alguien, obtener un título académico que lo valide. Y está perfecto que haya personas que se pasen la mitad de su vida persiguiendo un título, para trabajar la otra mitad de lo mismo, si es que así lo desean realmente. Pero no podemos olvidar que existen otras realidades, otras ambiciones. En mi caso por ejemplo elegí varias carreras universitarias, las dejé todas. No es que no me guste estudiar, por el contrario, me encanta hacerlo, pero no todo lo que se me proponía, nunca pude adaptarme a ese sistema. Porque dentro de mí sabía que ese no era mi camino, estudiar, trabajar, morir. Vivir, claro, para trabajar. Así sea de lo que te gusta y bien sé de eso, siempre tuve trabajos que me gustaron, que elegí, sin embargo eso no es para mí.


Y como sé que no es para mí decidí hacer algo al respecto. Elegí el camino difícil, en el que te encontras con gente que te dice que el mundo está ahí para que lo tengas en tu mano, para que logres todo lo que querés, para que se cumplan tus sueños más raros.


El mundo está ahí para que lo tengas en tu mano

Porque tus sueños son importantes, tus sueños están ahí para cumplirlos.


Te vuelvo a preguntar: ¿cuándo lees, ves, escuchas, algo que te hace pensar y sentís ese impulso de cambiar tu realidad, haces algo o solo dejas que ese momento pase?

Siempre que sientas ese impulso una fuerza interna te va a frenar, como unas manos invisibles que te agarran y no te dejan avanzar; y ahí es cuando vos tenés que pararte firme y preguntarte: ¿qué estoy haciendo? ¿qué vida tengo y qué vida quiero tener?


No te frenes. Sentir miedo es inevitable, es un instinto natural, y viene acompañado de las voces de tus seres queridos que te dicen ¡tené cuidado!


¡Tené cuidado!


Es una zona muy peligrosa, es como adentrarse en un campo lleno de minas que pueden explotar en cualquier momento, un paso erróneo y todo puede volar por lo aires.


¡Tené cuidado!


Te lo dicen las personas que jamás van a salir de esa situación, que no son conscientes de la mediocridad en la que viven y seguramente nunca lo sean. Por mas que cariño que sientas, no las escuches, no las tomes en serio.


Empezá a conquistar el mundo hoy, empezá a moverte, entra en acción. De pasos pequeños o de a saltos agigantados, como quieras, pero hacelo.


Y cada vez que un estimulo active en vos las ganas de tomar vuelo no lo frenes, que lo único que suene en tu cabeza sea tu voz diciendo:


El mundo se hizo para que lo conquiste, y lo voy a conquistar.

La felicidad va de la mano del bienestar, y este es una constante siempre presente en tu vida cuando haces las cosas bien. Cambiá las reglas del juego, deja que la mayoría vivía mal y robe pedacitos de felicidad.


Vos, viví bien y feliz, que la tristeza solo sea un momento gris dentro de tu felicidad. Escribí tus propias reglas, armá tu plan, porque no sos común, no sos mediocre, no te conformes, no te creas eso de que no podés.


Sí podés, y lo podés todo en esta vida.



Ahora me gustaría saber si últimamente hiciste algo para cambiar tu realidad.


>>Nos vemos en la cima!

100 views3 comments
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados