La Importancia de Ver la Salida

Hace unos días estaba en mi cuarto y presencié algo que me hizo pensar bastante. Estaba acostada con la ventana entre abierta y andaba volando una mosca por ahí. La seguí con la mirada largo rato, volaba en círculos y cada tanto buscaba la manera de salir. La luz del sol iluminaba todo, el día era perfecto y ella sin duda quería salir, pero no sabía cómo.

La ventana estaba entre abierta, la salida estaba ahí tan sencillo que ella parecía no notarlo. Varias veces se paró a pocos centimetros de la abertura, pero aun así no salía.

Esto me hizo pensar mucho. Cuantas veces actuamos como la mosca, queriendo deseperadamente salir y volamos en círculos para terminar a pasos de la salida y no darnos cuenta de que está ahí. Esperamos encontrar la puerta que nos lleve al otro lado aunque hagamos siempre lo mismo. Como la pequeña mosca que repetía su vuelo una y otra vez, sin provocar ningún cambio.

No fue hasta que abrí completamente la ventana que ella salió. A veces nos sucede que alguien nos puede ayudar, puede presentarnos una oportunidad, pero no siempre es así. La mayor parte del tiempo estamos solos y tenemos que buscar la salida como sea.

En medio de todo el caos distraemos al pensamiento con cosas poco importantes o perdemos tiempo creando los peores panoramas posibles, cuando aun no sabemos qué va a suceder. Eso no nos permite ver que la salida, la solución, aquello que buscamos está ahí. Tan simple, tan cerca, que no lo podemos ver.

Corremos la vida entera detrás de los sueños y la vida nos termina corriendo a nosotros.

¿Es que acaso no lo vemos? Constantemente tenemos puertas, ventanas y escaleras a nuestro al rededor que solo están esperando que vayamos por ellas, pero vamos ciegos haciendo siempre lo mismo, corriendo en círculos.

¿Pensaste alguna vez cuántas oportunidades has dejado pasar solo por no saber mirar? ¿O cuántas veces le diste mil vueltas al asunto y al final no era tan complicado como parecía?

Este asunto de la mosca me hizo pensar, ella lo intentaba pero no se daba cuenta. Podría no haberla ayudado, sin embrago entendí que con un simple gesto podía cambiar su fortuna. Y ahí comprendí dos cosas muy importantes: que debemos aprender a mirar bien nuestro al rededor porque la solución siempre está ahí; y que nunca sabemos el poder que puede tener nuestra ayuda para con alguien más.

Sin saberlo podemos estar abriendo una puerta y cambiando una vida. Permitir que te ayuden, no es debiliad y ayudar siempre que puedas, eso es grandeza.

¿Alguna vez te sentiste como esa mosca, atrapado, atrapada, sin ver la salida?

Espero tus comentarios

Nos vemos en la cima!

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados