La Falsa Creencia Que Está Afectando Tu Vida

Vivimos nuestra vida como si fuésemos a vivir cien años, o peores aun miles de años. Esa sensación de inmortalidad nos genera una falsa seguridad de que siempre hay tiempo, de que vamos a tener tiempo para todo. Porque creemos que el mañana siempre va a llegar, y por más horrible que suene la realidad nunca vamos a poder tener esa certeza.


No estoy hablando aquí de festejar un Carpe Diem, de despreocuparse y tirar todo por la borda, de hacernos con la graciosa filosofía que nos presentan Timón y Pumba, Hakuna Matata, porque al final de cuentas el futuro no existe hasta que lleguemos a él.

Ningún extremo es bueno. Lo que trato de recordarles (y recordarme) es que no somos infinitos, de que tenemos un corazón que late y nos marca a su ritmo, cada segundo que vivimos.



Extendemos además esa creencia de la inmortalidad al resto de las personas que nos rodean, las creemos inmortales. Nos vamos sumergiendo en esa creencia y es ahí cuando empezamos a callar, a esperar, a no hacer.

Dejamos pasar el tiempo, dejamos todo para mañana, y mañana, y mañana, y mañana, y mañana…


De esa forma se nos pasan los días y las tareas comienzas a acumularse, porque puedo hacerla después. Pero los días se transforman en meses, y los meses en años y cuando queremos ver tenemos 25 años, después ya pasamos los 30 y pisamos los 40, y de golpe hay 50 años en nuestra espalda.


¿Cuándo pasó tan rápido el tiempo?


El tiempo pasa, aunque no te des cuenta. Aunque no quieras.

Tenemos toda una vida por delante, es verdad, si embargo ¿sabemos cuánto tiempo tiene esa vida? La magia está en so saber esa respuesta.

Pero hagamos un ejercicio. Imagina por su segundo que te doy esa respuesta y te digo que tu tiempo se está acabando.


¿Qué harías?


¿No dejarías de preocuparte tanto por detalles tan pequeños?


Estoy segura de que ya no te importaría el qué dirán, tomarías más riesgos. Empezarías a viajar, a apurarte por cumplir tus metas, saldrías corriendo a decirle a esa persona especial “te quiero”, ya no te guardarías los “te extraño”. El orgullo tonto que no te deja actuar con libertad no molestaría más, el miedo no sería un obstáculo, invertirías ese dinero que con tanto esfuerzo ahorraste por si las dudas. Dejarías de esclavizarte en ese trabajo que tanto detestas, no le hablarías más a esa gente tóxica solo por compromiso. Tomarías ese tren sin pensarlo dos veces.



Todo sería muy distinto, ¿verdad?


Te pregunto ahora, ¿y si vivieras tu vida como si no fueras inmortal, con la conciencia de que un día este juego se va a terminar?


¿Si vivieras tu vida de la forma en la que querés?


¿Sería tan grave?


No vivamos más como un hámster corriendo en su ruedita sin parar y sin llegar a ninguna parte, persiguiendo sueños que jamás vamos a cumplir.

Vamos a desprendernos de esa creencia y empezar a vivir cada día con más intensidad, a dejar de lado la pasividad, ese letargo que nos aleja de los objetivos.

Vivir el sueño es posible, pero antes tenés que creer que de verdad es posible. Dejar el miedo de soñar en grande y entender que tenés todo lo necesario para cumplirlo.


Entendé que la cima es un lugar al que se puede llegar, de verdad se puede.



Y presta atención a lo que te voy a decir ahora, grábalo a fuego en tu memoria: viniste a este mundo a tenerlo todo. Sos una persona con un potencial increíble pidiendo a gritos salir. Date la oportunidad de explotarte para bien, de levantar la cabeza y desafiar a la vida que te quieren imponer.


No olvides nunca, si vos no crees en vos mismo o vos misma, nadie lo va a hacer por vos.


Viví tu vida con la tranquilidad de que no te vas a despedir con ningún pendiente entre las manos. De que lograste todo lo que te propusiste. De que brillaste, de que sí lo lograste.


No olvides nunca, como dije una vez, sos un milagro, no te desperdicies.



Nos vemos en la cima! Espero tu comentario.

122 views4 comments
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados