La certeza: La base del éxito

Hace unos días, leí un post en Instagram de una amiga querida que hablaba de la certeza. Ella estaba citando un texto sobre Kabbalah y una de las partes que me impactó fue la siguiente: " Ni la genialidad en todas sus variantes —ni un master o doctorado en Harvard, ni siquiera el ser una buena persona— te garantizará la verdadera prosperidad tal como lo hace la certeza. Cuando tienes certeza, ya no estás a merced de cada pequeña cosa que sucede".


Ese texto es una verdad tan grande, y a la vez simple. Es tan simple que nos cuesta creerlo. Estamos acostumbrados a complicar todo. Entonces, nos imaginamos que para ser exitosos necesitamos un montón de años y de trabajo duro. Mientras más suframos y más obstáculos sorteemos, "más éxito debería llegar". Pero, ¿cómo aguantar la oleada de estrés que podría venir alrededor del éxito? teniendo certeza.



Cuando tienes certeza de algo, el miedo prácticamente es nulo. Una vez un activista político de mi ciudad le preguntó a una persona en una reunión: "¿Por qué le pediste matrimonio a tu esposa?", él le respondió: "Porque ya era hora de dar el siguiente paso", a lo que el político respondió: "No, se lo pediste porque sabías que te diría que sí". Cuando tienes certeza tus temores disminuyen, te da la fuerza para atreverte.


Lee también: "¿Por qué ser feliz te hará ganar más dinero?".


En el caso del novio que le pide matrimonio a su novia, con la certeza del "sí", no le importará lo que ocurra en el intermedio, si hay peleas, discusiones, altos o bajos, él sabe que el resultado será el mismo: un "sí" ante el altar. Esto no quiere decir que no experimentemos estrés o que no surgirá ningún obstáculo o problema en el camino. El día que no tengas problemas, tu vida habrá acabado. Esta vida es una escuela, y la mejor forma de aprender es a través de problemas.


Eso te lo da la certeza, la serenidad de que no importa lo que venga, dentro de ti sabes que todo estará bien. Que no hay otro camino que el éxito. Cuando tenemos certeza, las cosas simplemente se dan. Eso sí, en el momento y lugar adecuado.



La certeza es algo que simplemente ocurre. No la podemos aprender. No hay grados de certezas, la tienes o no la tienes. Lo opuesto a la certeza es la duda y esta está basada en el miedo. Como ya sabes, nada que se fundamente en el miedo tiene posibilidad de éxito. El miedo solo es saludable cuando se presenta un peligro real y te ayuda a huir o a tomar una acción que salve tu vida. De resto, perpetuar el miedo y la duda, solo te hará sufrir.


Ahora entiendo por qué la mayoría de las personas se rinde rápidamente. Es porque no sienten certeza ante la vida. Si la tuvieran, supieran que las piedras en el camino son solo eso, pero que no te impedirán llegar al mejor lugar para ti. Para tener certeza no necesitas mirar una bola de cristal o leer las cartas del tarot, eso es hacer trampa. De hecho, puedes ir al mejor vidente del mundo y éste puede decirte que en 10 años estarás en la cima del éxito, pero si tú no tienes certeza dentro de ti, renunciarás al éxito rápidamente.


La certeza no te la puede dar nada externo, ni una persona, ni una situación, ni un bien material. La certeza es algo que ocurre dentro de ti y nada externo puede cambiarlo. Lo que sucede es que sentimos certeza más a menudo por lo que harán otros, que por lo que lograremos nosotros mismos. Estamos seguros de que otras personas superarán situaciones, pero cuando se trata de uno mismo, no es tan fácil.


También te puede interesar: "Supera tus miedos en 10 pasos".


Por eso, para tener éxito hay que retornar al interior. Adquirir seguridad personal para dejar de dudar de nuestras capacidades y así poder lograr nuestro propósito con mucha más tranquilidad. Cuando tienes certeza ya no te importa si alguien te dice que "no", sabes que es un "no" momentáneo. Y, además, estás seguro de que lo necesitas para aprender lecciones que te harán mejor en lo que haces.



Cuando tienes certeza no te sientes frustrado por no ganar millones en dos días. Sabes que esos millones vendrán en el momento indicado, tú mientras tanto haces lo que tienes que hacer, sin lamentaciones. Solo los multimillonarios estuvieron dispuestos a no ganar ni un centavo en sus primeros años. Sabían que se estaban preparando para lo que vendría, una época en la que amasarían una fortuna.


Solo se rinde quien no tiene certeza de éxito. Tú puedes tener certeza de sufrir y créeme que sufrirás. Parece mentira, pero la mayoría tenemos certeza en lo negativo, el mal o la oscuridad, como lo quieras llamar. Tenemos poca certeza en el amor, en la alegría, el gozo y la paz. ¿Por qué preferimos tener certeza del sufrimiento? ¿Qué pasaría si comenzamos a tener certeza de los buenos pronósticos? Adivina lo que sucedería. Exacto, este mundo estaría lleno de personas más saludables, prósperas y felices.


Así que comienza a buscar fuentes de certeza. Aférrate a los casos de éxito, enfócate en la gente feliz. Comienza a alimentar la certeza en ti. Solo así podrás construir unas bases sólidas con las cuales comenzar a construir tu éxito y ya nada podrá hacerte dudar.


Cierro este artículo con otra parte del texto que publicó mi amiga en Instagram:


" Si no estás seguro de que puedes convertir el miedo y el estrés en tus aliados, si no tienes la firme certeza de que eres digno de la prosperidad y de que te mereces la riqueza, entonces el universo se ocupará de que no las tengas. La certeza es algo que descubrimos. No es ningún tipo de pensamiento positivo que untamos sobre nuestras dudas como si fuera mermelada. Si tienes certeza no irás tambaleándote a través del caos, esperando que al final las cosas salgan bien".


¿Y tú tienes certeza o dudas de ti?

28 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados