¡Estoy quemado! Cómo evitar el síndrome del burnout

Es frecuente que muchos empresarios olviden el sentido y propósito de sus negocios. Incluso, pueden perder el amor hacia lo que hacen. Puede deberse al síndrome del burnout, se encuentran fatigados y no encuentran más motivación.



Nadie puede mantener un negocio exitoso si es una bomba de tiempo a punto de explotar. Es necesario recuperar el sentido de la vida, la tranquilidad y el equilibrio que se pierde sin siquiera saber cómo. A menudo nos dejamos llevar por las vicisitudes del día a día sin ser conscientes de lo que realmente necesitamos. Desenfocarnos de nosotros mismos tampoco ayuda, es preciso ocuparse de las cosas importantes.


Pero, ¿cómo se logra de nuevo ese equilibrio? Según lo que he investigado existen algunas formas de evitar el síndrome del burnout, pero primero veamos de qué se trata.


Lee también: "¿Por qué ser feliz te hará ganar más dinero?".


¿Qué es el síndrome del burnout?


Es un trastorno, un padecimiento físico y/o mental que se asocia al estrés laboral. Aunque se le acuña este término a los empleados, también se puede aplicar a los empresarios que hacen presencia física constante en sus negocios.


El síndrome del burnout se puede desarrollar en una persona por múltiples causas. Pero, en general, se vive como una sobrecarga crónica tanto física como emocional que va dejando a la persona en estados psicológicos lamentables.


Es importante evitar llegar a este punto de fatiga, ya que las consecuencias pudieran ser desastrosas, hasta el punto de quedar la persona inhabilitada. Lo relevante aquí es que no es algo que se sufre de la noche a la mañana. Suele ser un proceso paulatino, con señales claras que no deben ignorarse. La buena noticia es que al desarrollarse con los años, tenemos tiempo de tomar conciencia acerca de esto y solucionarlo.


Acciones que ayudan a evitar el síndrome del burnout:


Pensar en las propias necesidades y deseos


Sucede que en ocasiones tenemos sentimientos de culpa guardados que ni si quiera sabemos que existen. Pensamos que es más importante atender todo lo externo por encima de los propios asuntos. Estar excesivamente enfocado en que el negocio, los empleados y la familia estén bien, dejándonos en último lugar es algo muy agotador. Poco a poco vamos acumulando asuntos pendientes de nosotros mismos y la sobrecarga no se hace esperar.



Es necesario mirar también hacia adentro, atendiendo las propias necesidades a tiempo. De lo contrario, podríamos enfermar tanto física como mentalemente. Muchas personas comienzan a sufrir ansiedad, depresión y fatiga sin saber siquiera por qué. La falta de autocuidado puede ser la principal causa.


No hay que sentirse culpable, ni creerse egoísta por ocuparnos de nosotros mismos. Ningún negocio puede crecer sanamente si sus pilares principales no están bien.


También te puede interesar: "5 aspectos del coaching que te ayudarán como emprendedor".


Pedir ayuda y comunicar lo que se espera de los demás


¿Por qué a los empresarios les cuesta pedir? Esto podría relacionarse con la creencia de que siempre somos autosuficientes. No siempre es así. En este mundo vivimos en comunidad, siempre necesitaremos de los demás para evolucionar. Creencias como "yo puedo con todo", "nadie lo sabrá hacer como yo", "no quiero parecer débil o necesitado", "pedir es para los que no tienen nada", solo te limitan a compartir experiencias.


En ocasiones, hay que pedir ayuda de forma clara y comunicar de manera sincera lo que se espera de los demás. Especialmente en una empresa donde las personas conviven a diario y necesitan cumplir objetivos comunes. ¿Cómo pueden los empleados cumplir de manera óptima con su trabajo si no saben lo que se espera de ellos?


La palabra clave, en este caso, es delegar. Confiar en que otras personas pueden cumplir con tareas importantes sin que tengas que estar encima de ellos es una señal de salud empresarial. El exceso de responsabilidad laboral solo trae cansancio.


Evaluar constantemente las actitudes y creencias detrás de ellas


Cuida tu mente. Las creencias que albergas pueden estar jugando en contra. Creer que mientras menos duermas y más trabajes serás un empresario más exitoso, puede traerte consecuencias muy negativas para la salud. No siempre quien más trabaja es el que más triunfa. Todo lo contrario, hay que aprender a ser eficiente con el uso del tiempo y dejar espacios para el descanso y esparcimiento.



Esa sola creencia puede hacer estragos en nosotros al pasar de los años, y si no nos detenemos a evaluarla para cambiarla, podemos enfermar. Otras creencias comunes que pueden causar el síndrome del burnout: "tengo que hacer mucho para que me reconozcan", "tengo que ser el primero en todo", "tengo que mantener contentos a todos", "tengo que ser el primero en llegar y el último en salir", "No hay ratos libres cuando se es empresario".


Lee también: "Emprender solo ¿Decisión inteligente?"


Elimina toda esa basura de tu mente. No tienes que ser perfecto ni exigirte de forma exagerada para sentirte un buen empresario. Hoy en día ya sabemos que el uso inteligente del tiempo y los recursos es indispensable si queremos vivir para recoger los frutos de nuestro trabajo.


Tomarse la vida con más tranquilidad no le viene mal a nadie. Del apuro solo queda el cansancio, dice el dicho. Entonces, mejor pensar en el propio bienestar cuando aún estamos a tiempo.


¿Has sufrido de este síndrome alguna vez? Cuéntame tu experiencia.



ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados