Esta Puede Ser tu Historia [depende de vos]

Updated: Oct 17, 2018

Un tiempo atrás una joven estaba pasando una tranquila y alegre tarde con sus amistades. Personas que conocía de hacía muchos años. Charla va y charla viene, entre risas y chistes, comenzaron a burlarse porque ella había decidido emprender su propio negocio.


¿Por qué, podríamos preguntarnos, se reirían de eso? Porque ella todo el tiempo hablaba sobre su vida futura, sobre todo el dinero que iba a tener, sobre toda la vida que sabía iba a tener. Y esos son pensamientos que escapan a la gente común. En ese momento ella cayó en la cuenta de que ya no era una persona común, con una mentalidad de ganado, sino que estaba escalando hacia, y construyendo, el futuro de sus sueños.


Dejó que se rieran. Dejó que hablaran, porque entendió que no valía la pena gastar energía en hacerles ver lo mal que estaban.


Sin embargo, una idea empezó a germinar dentro de ella. Qué cómodo era tener un trabajo normal, una vida normal, con problemas normales y sueños a la medida. Qué placer daba tirarse sobre el pasto en esa tarde soleada y no tener más preocupación que la de ganar un sueldo y gastarlo en pagar las deudas.

Porque, aunque parezca difícil, esa situación es mucho más sencilla que la de trabajar a contracorriente cada día para romper con las cadenas de la normalidad.



Bien sabemos que la gente que ha logrado tener miles y millones de dólares disfruta al máximo su vida cómo quiere y dónde quiere; pero no podemos olvidar que ese camino empezó un día desde cero, igual que el suyo.


Esa pequeña idea se fue haciendo más y más grande, hasta generar unas ganas muy tentadoras de dar un paso al costado y volver a su vida normal. Conseguir un trabajo absolutamente común para llenarle los bolsillos a alguien más, cumpliendo órdenes, horarios y conductas impuestas, casi obligatorias.


Fue consciente por primera vez del alto precio que estaba pagando. Del enorme y pesado precio que estaba pagando.


Sentía que se alejaba de esas amistades de toda la vida, estaba a kilómetros de esa gente, ya no era la misma y no podía disfrutar de su compañía, no se interesaba por sus conversaciones, se sentía culpable de salir a tomar algo y derrochar dinero. El miedo al futuro la atormentó por días, días que se hicieron semanas, y al cabo de un mes terminó dejando todo. El riesgo era demasiado y no estaba dispuesta a seguir sola por ese camino. No quería dejar lo que había construido durante toda su vida.


Y así, volvió a ser una persona normal de vida común. Varios años después aún se preguntaba qué habría sucedió si… pero se conformo con lo que era más fácil de conseguir.

Y así, volvió a ser una persona normal de vida común.

Gracias a esta historia, que le sucedió a la amiga de una amiga, es que decidí escribir sobre cómo tener una vida normal, ya que no requiere tanto esfuerzo y al parecer es lo que la mayoría quiere. Y para eso solo hay que hacer lo siguiente:


1. Trabajar para alguien más.

2. Vacacionar un mes (en el mejor de los casos) al año.

3. Seguir una rutina diaria.

4. Endeudarse.

5. Respirar.

6. Vivir.

7. Morir.


¡Listo! Felicitaciones te ganaste un bono para una vida absolutamente normal.


Y podría terminar ahora mismo este post, claramente no puedo escribir más sobre algo tan soso y aburrido como eso.


Las personas normales querrán decirme que sus vidas no son fáciles, que tienen miles de problemas, que cada día hacen lo posible para salir adelante, y no lo niego, pero a vos persona común déjame decirte esto: te reto a que dejes todo, a que te arriesgues a la incertidumbre total de no tener seguridad, y ahí vas a venir a contarme que tan fácil te pareció. Te da miedo solo pensarlo, ¿no?


Este es un camino en soledad, con altos precios a pagar.

Este camino implica un sacrificio muy grande, debemos tomar vuelo y alejarnos por completo de nuestra vida de siempre. Lo vamos a cambiar todo, las costumbres, las creencias, los hábitos, la rutina. Darle un giro de 180º a tu vida es diez mil veces más complicado que quedarte donde estás y seguir quejándote de las desgracias que te rodean.

Los afectos por supuesto que son importantes, son fundamentales, pero tenemos que entender que es un camino solitario y una vez que abras los ojos, vas a notar como cada día estas un poquito más lejos de la gente común, aunque sean amistades de toda la vida o incluso tu familia.

Por lo general estas personas emprendedoras, rompen con sus parejas, se alejan de sus amistades y toman distancia de su familia, porque inevitablemente se van acercando a otras comunidades similares a la suya.


Es un precio muy alto, ¿verdad?


Pero estoy tan segura de que vos, que estás ahí leyendo, querés mucho más. Querés construir esa vida desde hoy y pagar ese precio, porque la recompensa es inmensa. Es probable que te sientas como la joven de la historia, te desanimes, no veas ese dinero que ya querés tener, los progresos sean lentos, sea el camino que sea que hayas elegido para lograr esa vida.


Por eso quiero pedirte que, por favor, no bajes los brazos. Es verdad que aún falta, pero cada día estás más cerca de alcanzar tu meta, de cumplir tu sueño. No te dejes vencer. No retrocedas. No dejes crecer esa idea en tu mente.


Vos también sos la chica de la historia, porque tu historia va a estar marcada por grandes sacrificios y riesgos, la pregunta es:


¿Vas a tener el valor de seguir adelante?


Nunca se sabe cuál es el paso que te va a hacer dar ese salto extremadamente alto en tu vida, por eso es que jamás tenemos que dejar de caminar hacia nuestra meta.


Podemos variar el ritmo, pero ¿deteneros?


Eso es imposible.



>>Nos vemos en la cima! No olvides dejarme tu comentario.

64 views1 comment
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados