Enfermedad Mundial Ataca a Miles [conoce la cura]

Updated: Oct 17, 2018

En esta ocasión quiero hablarles sobre un estudio científico realizado en una de las Universidades más famosas y respetables de América, sobre un fenómeno mundialmente famoso que parece estar afectando a millones de personas y ha cobrado más vidas que la fiebre amarilla. Este fenómeno al que llaman Trabajo Tradicional está causando una ola de estrés constante y depresión en más de la mitad de la población mundial.


Expertos expresan su preocupación constante:


“El trabajo tradicional genera comodidad, por eso la víctima se acostumbra a la sensación y es capaz de dejar sus intereses de lado en favor de la empresa para la cual trabaja.”


Es un secreto a voces que se construyen cientos y miles de cárceles llamadas “puestos laborales” y aunque parezca absurdo no es tan sencillo entrar. Los requisitos para conseguir un lugar medianamente decente son disparatados y se detallan perfectamente en las “ofertas laborales”. Lo curioso es que son cárceles de puertas abiertas, de cada 10 personas que ingresan 8 se quedan dentro por voluntad propia. Su estadía ofrece una remuneración catalogada como “sueldo” o “salario” y su importe depende de cuán capaces sean de desempeñar la tarea elegida, cuanta más capacitación más chances de elegir un buen puesto hay. Los horarios son ilógicos ya que en la mayoría de los casos la persona trabajadora no tiene tiempo para disfrutar de otras actividades.


Este método de selección es vertical, ya que depende casi exclusivamente del contexto sociocultural de cada persona. Para obtener las mejores capacitaciones es necesario invertir muchísimo dinero y tiempo y he aquí el nudo del asunto: para tener dinero es necesario trabajar, el trabajo no deja casi tiempo para estudiar, pero gracias al estudio se consigue un objeto conocido como “Título” que le dará grandes beneficios.


Entonces, ¿cómo conseguir un buen puesto de trabajo a través de una oferta laboral con escasos recursos y poco tiempo?


Es la gran incógnita que ha mantenido preocupada a la comunidad científica durante el último cuarto de silgo. Las hipótesis que han planteado son las siguientes:


1. Ser de clase alta, o media alta, con una familia de recursos suficientes que permitan al individuo en cuestión no trabajar, estudiar y así lograr el título.

2. Ser de clase media, tener una familia que apoye, y dedicarle el 95,8% de su tiempo a ambas actividades.

3. Ser de clase media baja, vivir para trabajar y estudiar cuando se pueda.


Debemos tener en cuenta que cuanto menos dinero, más tiempo se necesitará para cursar la capacitación. Un gran alto número de personas abandona sus estudios y se conforma con un trabajo que le sustente el mediano estilo de vida que tiene. De las personas que continúan con sus estudios menos de la mitad obtienen un puesto de trabajo que realmente les sea satisfactorio.




Estamos ante una situación de alerta mundial.


Los niveles de estrés y frustración aumentan de manera aterradora dando como resultado un aumento desenfrenado de enfermedades.


Sin embargo, para nuestro alivio, hemos descubierto la cura perfecta y nos fue la comunidad científica ni los cientos de estudios que se hicieron que dieron con la respuesta.

Recordemos que de cada 10 personas 8 salían de esas cárceles denominadas “Puestos de Trabajo”. Esas personas que tomaron la decisión de salir comenzaron a buscar otras alternativas distintas al Trabajo Tradicional. Sentían que había otras opciones, aunque nadie les dijera cuáles. Comenzaron así con la búsqueda su propio camino, personas de diferentes contextos socioculturales, con diferentes intereses, pero con un objetivo en común: no pertenecer al sistema de Trabajo Tradicional.


A ese grupo pequeño se lo empezó a conocer como “Personas Emprendedoras” y con los años cada vez más gente decide salir de la cárcel y formar parte de este grupo. Los estudios han declarado que al principio es un camino demasiado difícil, pero que la recompensa es extremadamente reconfortante, tanto que nadie puede imaginarlo si nunca lo vivió. En esta comunidad no existe la competencia, se fomenta el trabajo en equipo y la cooperación, el apoyo entre las partes. Muchos expertos creen que esa es la base de tanto éxito dentro de la comunidad.



Te advierto, que las figuras emprendedoras de mayor reconocimiento mundial, son quienes contratan a las personas que lograron obtener sus títulos. Por favor, sacá tus propias conclusiones.


Si crees que estas infectado/a con el virus altamente mortal del Trabajo Tradicional, podes comunicarte con cualquier miembro de la Comunidad Emprendedora Mundial para que te asesore cómo hallar la cura.


Algunos de los requisitos para pertenecer a esta comunidad son:

1. No querer ser el escalón más bajo donde las empresas se limpian los zapatos que se compran con el esfuerzo y explotación de la gente.

2. Tener ambición y sed de éxito.

3. Ir a por todo cuando de cumplir metas se tarta.

4. No importa tu sexo, edad, religión, color de piel, identidad de género, gustos, nacionalidad, etc. si sabes que el mundo cabe en la palma de tu mano porque tenés todo el potencial de conseguirlo.


El mundo se divide en dos categorías: Trabajo Tradicional y Emprendimientos.


La pregunta que te quiero hacer es: ¿qué vas a elegir enfermedad o cura?


¿Vas a pertenecer toda tu vida a un sistema desigual de trabajo o vas a abrirte camino por la selva abrumadora que tenés por delante?


Si te valoras como persona, si tenes una verdadera ambición, si querés ser dueño/a de tu vida vas a elegir la cura sin pensarlo ni dudarlo un minuto. Elegí tu camino y que nada ni nadie te detenga.


>>Nos vemos en la cima! No olvides dejarme tu comentario.


121 views1 comment
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados