Emprender para Aprender

Updated: May 31, 2019

¿Qué tan altas son nuestras expectativas al emprender? ¿Qué estándares nos ponemos? A veces, nos obsesionamos con el éxito y sé que algunos autores apoyan la divina obsesión, eso está bien, en cuanto a no perder el foco. El problema surge cuando nuestra idea de éxito es tan cerrada y "perfecta" que cualquier tropiezo en el camino parece el fin del mundo.



¿Cuál es el verdadero propósito de emprender? ¿Acaso no es vivir la experiencia lo más plenamente posible? Creo que muchos emprendedores no piensan en eso al principio. Están todo el tiempo esperando que la película que proyectaron en su cabeza, se cumpla al pie de la letra. Y si no se cumple... ¿Qué pasa? Lo más temido, precisamente: cierre de la empresa en los primeros años.


Lee también: "5 mejores razones para no emprender".


Terminar antes de empezar...


Muchos emprendimiento mueren antes de nacer y mi intuición me dice que tiene que ver, en gran parte, con esas falsas expectativas que no se cumplen y al no cumplirse las decepciones llevan a la empresa hacia el abismo. Es el bendito problema de no asumir, ni aceptar las situaciones como vienen y a partir de allí tomar acción para llegar a una solución que favorezca a todos.


Seguramente, hay casos en los que el cierre es lo mejor, pero en otros casos estoy segura que es una decisión basada en una serie de errores mal canalizados. Tenemos la incapacidad de afrontar los errores como algo que nos impulsa a crecer. La creencia predominante es que el error es motivo de vergüenza, desdicha y falta de inteligencia.


Cuando los errores son frecuentes, como suele ocurrir cuando emprendemos un nuevo camino, entonces ya no lo podemos soportar y renunciamos a avanzar. Porque un error es admisible, pero cientos, ya es demasiado. La cuestión es que los errores se repiten cuando en ocasiones anteriores no los atendimos correctamente para enmendarlos.


La verdadera razón para emprender...


Sé que se pasearán por tu mente muchas razones por las cuales se te ocurre emprender: tener más dinero, no depender de un sueldo, vivir sin jefe, manejar tu tiempo como te venga en gana, entre otras. Todas muy válidas, además, pero yo las veo más como efectos o consecuencias. Los efectos son posteriores a las acciones y surgen de una causa. Es en la causa en la que debes concentrarte.


Pero, no nos enseñaron a prestarle atención a la causa, sino a lamentarnos o alegrarnos de los efectos. La riqueza, la libertad y le éxito son posteriores. ¿Posteriores a qué? A tu capacidad de disfrutar de un proceso, a tu amor por lo que haces, a tu habilidad para vivir el presente. En otras palabras, emprendes porque quieres aprender algo nuevo. ¿Y cómo se aprende mejor? Disfrutando del proceso.


Emprendemos para aprender, así de simple. Pero para aprender bajo nuestros propios términos, haciendo algo que nos motiva de corazón.



Las razones incorrectas...


¿Tener dinero? Si ese es tu motivo, entonces harás lo que sea para obtenerlo, aún si es algo que no te gusta. ¿Tener más tiempo? Si tu mentalidad no es la correcta, créeme, tendrás menos tiempo que cuando trabajabas para un jefe; te llenarás de trabajo y te sobre cargarás. ¿Vivir sin jefe? Renunciar a un empleo y emprender no te garantiza que dejarás de tener un "jefe".


Muchas veces la falta de disciplina y compromiso hace que funcionemos mejor bajo el mando de alguien, cuando ese alguien deja de estar, comienza el desorden y nos encontramos incapaces de llevar a cabo un trabajo organizado y sostenido en el tiempo. Lo cual se necesita para emprender con éxito.


Como ves, estas no son precisamente las mejores razones para emprender un negocio. Si no hay un cambio de percepción y una disposición hacia una verdadera transformación, difícilmente un emprendimiento tendrá un desenlace feliz.


Emprender para aprender...


Entonces, llegados a este punto ya lo tenemos claro. El emprendimiento es una experiencia de aprendizaje y, además, puede ser una de las mejores de nuestra vida si así la queremos ver. La invitación con este post es a que hagas un cambio de percepción respecto al hecho de emprender.


Quítale las expectativas de que tiene que ser de una manera específica. Como cualquier persona que desea aprender, debes mantenerte abierto a lo que se pueda presentar y con una predisposición positiva. Esto no quiere decir que no puedas prevenir, planificar u organizarte, pero si las cosas no ocurren tal cual como las pensabas, no quiere decir que todo está perdido. Es solo meditar lo ocurrido y hacer las correcciones necesarias, nada más.



No mates tu negocio antes de nacer, no te obsesiones con las estadísticas ni lo compares con otros negocios, el tuyo es único así como tú lo eres también.


Permítete vivir la experiencia de emprender en todo su esplendor sin lamentar nada. Ten paciencia y asumes los errores como lo que son: oportunidades de aprendizaje.


De ahora en adelante, vive tu emprendimiento de otra manera, disfrútalo, disponte a aprender y deja de obsesionarte con su éxito. Éste llegará, tarde o temprano si te enfocas en lo necesario para que eso ocurra. El dinero también llegará, así como la libertad de emplear el tiempo como más te agrade.


¿Cómo ves tú el proceso de emprender? ¿Qué haces cuando te abruman los cambios y los tropiezos? Te leo.



35 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados