El mundo Que Nos Rodea: ¿es tan real como creemos? 

¿Alguna vez te pusiste a pensar qué tan real es el mundo que te rodea? La realidad que vez a diario, las reacciones, las decisiones que tomas cada día ¿son tan reales como pensas?

Tomamos pequeñas decisiones basadas en nuestra realidad inmediata todo el tiempo, y en lo que las emociones nos hacen sentir. Cada vez que nos enfrentamos a una situación de vida, ¿sabemos por qué reaccionamos de una forma determinada? ¿Estamos eligiendo de forma consciente?

Lo que nos rodea, lo que consideramos como realidad es en verdad nuestra verdad, nuestra versión de esa realidad. No somos conscientes al cien por ciento de la realidad, lo que obtenemos es una versión de la misma que se ve alterada por nuestras experiencias personales.

Vamos a explicarlo de esta forma, frente a una situación con una persona pasan varias cosas: primero esa persona nos genera una impresión (por cualquier característica) y automáticamente la etiquetamos. Puede ser negativa o positiva, pero lo hacemos aunque no sepamos quién es. Imaginemos que esa persona por equis causa nos desagrada, la etiqueta será negativa y le vamos a dar un significado. Lo segundo que sucede es que esa situación genera sentimientos, ya sea rabia, enojo, malestar, ira, etc. Y estos sentimientos dan lugar al paso tres: la reacción.

Si frente a un conflicto, que nace de las etiquetas que ponemos y se alimenta de los sentimientos, no somos capaces de controlar nuestras acciones, ellas nos van a dominar. Y si lo hacen, el punto cinco que es el resultado va a escapar de nuestras manos.

Por eso no podemos ver la realidad, no olvidemos que realidad hay una sola y verdades tantas como personas en el mundo.

Sin embargo, si tomamos conciencia de este proceso, vamos a ser capaces de entender la realidad en la que vivimos, descubrir qué etiquetas ponemos y apagar esos sentimientos.

Claramente es imposible controlar los pensamiento y los sentimientos que surgen de ellos, pero sí podemos frenar el impulso de la reacción. Respirar profundo, contar hasta diez y luego, actuar. De esta forma evitamos resultados negativos basados en un momento de perder los estribos.

Así que, en resumen, si entendemos nuestra realidad, si aprendemos a controlar el impulso que nos generan los sentimientos podemos controlar nuestras acciones y así anticipar un resultado.

Es como un super poder, con la ventaja de que cualquier persona puede hacer uso de él, simplemente necesita aprenderlo.

Sino se aprende a detectar cada paso, caemos en un círculo donde se repite todo. Por ejemplo: a una muchacha su novio la engaña, a partir de ahí ella asume que todos los hombres lo van a hacer. Cada vez que conoce a alguien que le gusta, un conscientemente ella ya cree que él la va a engañar y lo etiqueta de esa forma. Esto va a despertar sentimientos de inseguridad, desconfianza, tristeza, dolor, etc. A raíz de esos sentimientos ella va a actuar de manera negativa, con celos, queriendo tener el control de todo, siendo posesiva, y como resultado jamás va a dar una relación sana.

Si ella no toma conciencia de esto está destinada a repetir constantemente lo mismo.

Es fundamental abrir los ojos y comprender la realidad que nos rodea.

Y vos, ¿ya sos conciente de tu realidad?

Espero sus comentarios, nos vemos en la cima.

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados