Cómo Hacer Realidad los Sueños

Updated: Oct 17, 2018

Los deseos no se cumplen de un día para otro, no se trata solo de pedir y soplar, de pedir y esperar.

Los deseos no son más que eso, pensamientos sin materia perdidos entre los túneles de la mente. Cuando son lo suficientemente fuertes los llamamos sueños y comienzan a tomar cierta forma, siempre en el plano onírico, de fantasías.

Lo mismo da soñar con unicornios o con viajes, en los sueños todo es posible.


No se trata solo de pedir y soplar, de pedir y esperar.

Absolutamente todo. Nos ofrecen un sin fin de posibilidades, podemos imaginarnos navegando sobre mares de oro cristalino o escalando montañas de fortuna; nos vemos alzando la copa del mundo, aunque ni toquemos una pelota, nos vemos con armadura batallando fervientemente nuestra guerra más dura, aunque el miedo nos coma las entrañas. Porque en el mundo de los sueños, todo es posible, solo necesitamos un poco de color y ganas. Con los ojos abiertos o cerrados, con la respiración relajada o corriendo, se puede hacer en cualquier parte, no hay límites, no hay imposibles, no existe el no. Nada tiene que ver tu altura, peso, género, edad, o lo que sea, ¡todo es posible!


Qué lindo vivir soñando, ¿no? Qué agradable sensación la de estar en un sueño, la de desear tenerlo todo. Seguramente en este momento estés pensando en todos tus sueños, los que acumulaste a lo largo de la vida, aquellos de la niñez llenos de alegría, esperanza, fantasías, hadas y duendes. Después tenés los otros, de cuando eras un poco más grande, empiezan a aparecer los amores, las ilusiones, las primeras ambiciones, temores y a veces la esperanza de que algún hada aparezca para hacerlos realidad.


Y pasaron los años, lo entendiste: no hay hadas mágicas que te cumplan los deseos, ni duendes amigables que te canten para aliviar la tristeza.

No, en la vida real los sueños se te desaparecen porque te dijeron que acá no es posible traerlos. De a poco los vas dejando ir, olvidados y quizás alguna vez, allá cuando el tiempo te pinte arrugas en la piel, por algún error de la causalidad te encuentres con la cajita donde fuiste guardando los que más querías, esos que tenían más fuerza, pero no la suficiente. Y te vas a ver de rodillas frente a la soledad implacable admitiendo la mayor de las derrotas: no tuviste el valor de hacer realidad tus sueños. Con la rendición de quién ya no tiene esperanzas, con la cabeza gacha, sin fuerzas ni sonrisas te dejas guiar al final de tus días, teniendo el destino que fuiste construyendo.


Quizás te encuentres con tu cajita de sueños guardados


¡Pero aun estás a tiempo!

Nada está perdido cuando hay voluntad. No importa lo que hayas escuchado, no interesa cuantas veces te lo hayan dicho, no lo creas, porque sí hay una forma, sí existe la manera de traer los sueños a esta realidad; el secreto no está en la magia, el polvo de hadas, el beso de unicornio, el sapo y la princesa, la bruja buena, las estrellas, nada de eso. Si pensás que es tarde, te estás equivocando, no hay tiempos que valgan en este juego.


Porque los sueños se hacen realidad cuando los convertimos en metas.


Las metas te permiten enfocarte, te dan fuerzas, te impulsan para buscar la manera de alcanzarlas.


Así que no permitas que nadie te diga lo contrario, tu destino lo haces vos, elegí muy bien cual imagen querés ver el día que tengas que irte, si la cajita de sueños guardados o la realidad llena de metas cumplidas.


No lo olvides, los sueños se hacen realidad cuando los convertimos en metas.


>>No olvides dejarme tu comentario! Nos vemos en la cima!

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados