Descubre la Verdad: lo que Realmente Deberías Estudiar

La educación forma es un tema controversial que ha generado varios puntos de discusión, tanto a favor como en contra.

Para muchos es una forma de poder que adoctrina, para otros tantos un arma vital frente a la pobreza. La educación nos permite ser alguien, dicen las voces en el eco del viento. Que me disculpen si ofendo, pero no necesitamos de la escuela para ser alguien en la vida, pero si es verdad que tantos años de educación forman nuestro carácter. Nos enfrentamos a nuevos desafíos, a nuevas experiencias.




Hace unos días en mi país comenzaron las clases en la escuela. Ver a todos esos pequeños niños y niñas con los nervios del primer día me hizo pensar bastante. Sus túnicas blancas, sus uniformes planchados, las ilusiones, las amarguras, las expectativas del primer día.

Quedan atrás los días de verano y vacaciones, de juegos sin preocuparse, sin tareas, días de simplemente ser niños.


Haciendo un alto me di cuenta de que mi primer día de clases en primer año fue hace ya bastante tiempo, y aun recuerdo los nervios.

Me sentía ya grande y no era más que una niña pequeña de apenas 6 años, pero empezaba una etapa nueva, una que creía sería eterna. Tenía 6 años por delante en los cuales sabía que no quería estar.


La etapa escolar fue maravillosa, fue vivir dentro de una burbuja. Leía historias sobre guerras y batallas, sobre el hambre y las conquistas. Hacia sumas, restas, memorizaba números. Absolutamente nada de eso me estaba preparando para lo que había afuera.

Cuando al fin salí de esos 6 años de estudios, después de haber calcado mapas a mano, de haber ocultado mi técnica de contar con los dedos, de haber sido criticada por mi letra, salí al mundo de los adolescentes.


¡Qué caos! En la adolescencia queremos volar, queremos hacer realidad esos sueños de la infancia, creemos que podemos comernos al mundo y la educación forma nos dice que no, que debemos seguir estudiando un sinfín de conocimientos que jamás vamos a recordar, que no van a tener utilidad alguna.


Y luego de eso lo entendí: el sistema educativo nos enseña cosas obsoletas. En su mayoría al menos. Muy pocas cosas las he podido usar en mi vida diaria. Sin duda para quien elija una carrera universitaria estos conocimientos serán más útiles, pero para gente como yo, que tenemos otros intereses, de mucho no nos han servido.


Terminamos de estudiar, conseguimos un trabajo y ganamos un sueldo. Ahora bien, ¿qué hacemos con ese dinero? ¿Cómo se administra?



Está bien, sigamos con la educación formal si en que realmente es necesario, pero eduquémonos en lo que realmente vale. Si el sistema tradicional no nos va a facilitar su estudio, busquemos entonces por nuestra cuenta.


Para cumplir el sueño del millón de dólares, es imprescindible tener bases firmes sobre educación financiera, no solo saber cómo usar ese dinero sino saber que justamente está para eso: para ser usado. Nos enseñan a tenerle miedo al dinero, a guardarlo por si nos hace falta dentro de 10 años, por si ocurre una causa de fuerza mayor. Nos enseñan a generar deudas.


La educación financiera es la puerta de entrada a la libertad financiera.

Saber cómo utilizarlo, dónde invertirlo, cómo generar ganancias reales; básicamente hacer que el dinero trabaje por nosotros y no nosotros por él.


Otra materia necesaria es la Inteligencia Emocional. Aquel dilema eterno de la Razón vs el Sentimiento, es absurda. Nadie escapa al sentir, nadie escapa a la razón, dejemos de hacerlas eternas rivales, para comenzar a trabajar con ellas a otro nivel. Además no creas que en un negocio estás materias escapan, averigua porque en este artículo.


Como ya hemos dicho cientos de veces, el crecimiento personal es la clave para el éxito. Convertirse, como dice nuestro mentor, en la persona que merezca alcanzar las metas que nos proponemos. El cambio empieza adentro, empieza en mí para trabajar luego hacia afuera.


Nadie puede proponer o aceptar negocios importantes si no sabe quién es, qué quiere y cuánto vale.


Si vamos a limitarnos a lo que la educación formal nos propone, solo vamos a lograr lo que la mayoría, y por mí parte no estoy dispuesta a eso. Me ha sido más útil estudiar, por ejemplo, Programación Neurolingüística, que Química.


Según tu país de residencia serás libre o no para elegir la educación formal tanto para vos como para tus hijos, pero lo que sí tenemos es la libertad de estudiar fuera del sistema tradicional lo que más nos conviene. No esperes a que sea tarde, empezá hoy. Un buen comienzo es el libro Padre Rico, Padre Pobre, para entender de una forma sencilla la educación financiera.


Y no cometas el error de creer que los niños no lo entienden, desde pequeños deberíamos enseñarles lo que realmente importa, no permitir que su imaginación y creatividad se encarezcan. Es nuestra responsabilidad como adultos velar para que su futuro sea próspero, de verdad. Y con un trabajo promedio de 8hs diarias, no lo va a ser.


Si te preguntas por dónde podés empezar a buscar información, dónde acercarte a estos conocimientos, entra ya a Sé el Jefe.


Me encantaría saber cuál es tu opinón respecto al tema.


Nos vemos en al cima!

16 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados