¿Cuándo es el momento de renunciar a tu negocio?

Renunciar es una palabra que aterra a muchos. Por todas partes escuchamos y leemos que antes muertos que renunciar a nuestros sueños, a nuestros negocios. Pero, ¿aplica para todos los casos? ¿Cómo saber cuándo ha llegado el momento de renunciar a nuestro negocio?



No son pocas las historias de fracaso en el mundo empresarial. De hecho, es lo más común. Parece que el fracaso forma parte de la vida y estamos lejos de escapar de él. Quien no fracasa es porque nunca arriesgó nada. Es allí, en las caídas donde están los mayores aprendizajes. Es lo que nos hace saborear mejor e éxito, cuando llega.


Sé que es muy duro aceptar el fracaso de un negocio que vimos nacer, al cual le dimos forma y en el que pusimos mucha dedicación y esperanza. Sin embargo, lo mejor que podemos hacer en ciertas ocasiones es soltarlo para poder movernos a otra cosa. Cuando llega el momento de renunciar, no hay esfuerzo que valga, podemos retrasarlo, pero no evitarlo por demasiado tiempo.


Pero veamos las razones por las que debes renunciar ya a tu negocio.


Lee también: "Cómo la técnica del Mindfulness te ayudará a ser mejor emprendedor".


1- El dinero no entra


Cuando las ventas caen y no hay estrategia que las haga subir, estamos ante una muerte segura. Ya lo he mencionado en otros artículos: sin ventas, no hay negocio. Tu objetivo es vender y, eventualmente, pagarte un salario a través de tu empresa, si eso no es posible analiza qué sentido tiene.


Si ya buscaste estrategias, las aplicaste, te asesoraste, te apoyaste en expertos y nada funciona, probablemente, estés ante un negocio que no es rentable. Suele suceder, pero eso no quiere decir que no puedas encontrar uno que sí lo sea. Así que renuncia y piensa en otra idea.



2. No te inspira


Aquí no hablo de un simple desgano, o desmotivación momentánea. Hablo de que tu negocio ya no te impulsa a seguir, no te apasiona y perdiste total interés por él. Suele suceder y no es para nada extraño. A veces, las ilusiones de nuestra mente nos hacen creer en algo que no existe. Cuando estamos ante la realidad, ocurre una gran decepción.


En este punto tocaría preguntarte si el negocio en sí ya no te inspira o que si tus expectativas son irreales. Por lo general, es hora de renunciar cuando te das cuenta que te estabas engañando. Que, finalmente, escogiste ese negocio porque era lo que daba dinero o lo que las tendencias te decían lo que tenías que vender.


Recuerda que no hay éxito garantizado, así el producto que vendas sea un boom, eso no quiere decir que a ti te vaya a ir fenomenal vendiéndolo. Un negocio implica muchas variables. No pasa nada, date cuenta del error y muévete a otras opciones.


3. La pereza te carcome.


Va de la mano con el punto anterior. Cuando algo no nos apasiona, nos carcome la pereza. Esta es una señal inequívoca de que quizás nos estamos obligando a hacer cosas que no deseamos. Tu negocio no debería darte ganas de postergar, no debería llevarte a la procrastinación. Cuando amas lo que haces, solo quieres que amanezca para continuar trabajando en ello. Suena romántico, pero es así.


Igual puedes examinar si la pereza forma parte de tu personalidad. Eso tendría remedio. Muchas personas se escudan en la pereza para no hacer lo que les toca. Pero, si tú ya eres u empresario consolidado y lograste sacar un negocio adelante, no creo que sea tu caso. Por eso, préstale atención a esa pereza, puede ser una señal clara de que es momento de renunciar.


También te puede interesar: "¡Estoy quemado! Cómo evitar el Síndrome del Burnout".



4. Estás enfermo


Siempre recuerdo la anécdota de una querida amiga que comenzó a sufrir de gastritis. El doctor le preguntó en qué momento exacto del día se agravaban sus síntomas. Ella le contestó: "Cada vez que llego a la oficina". Evidentemente, estaba somatizando su aversión por ese trabajo.


Como emprendedor puede sucederte. El negocio está lleno de problemas y tú simplemente reaccionas ante esa realidad. No quiero decirte con esto que ante los problemas renuncies a tu empresa. Tocaría evaluar la raíz de esos problemas y sus posibles soluciones. Pero si de verdad son graves y abundan, podrías estar frente preciso instante de tener que renunciar.


Si te enfermaste debido a lo altamente tóxico que se ha vuelto tu negocio, tienes dos opciones: O solucionas esos problemas a como dé lugar, o renuncias definitivamente. Sé que tú sabrás qué hacer llegado el momento.


Estas son solo algunas razones por las que deberías renunciar a tu negocio, pese al dolor. Pudieran haber muchas más. Aquí lo importante es que tengas la suficiente madurez y coherencia de enfrentar la realidad, sea cual sea. Cuando te permites fracasar, también abres la puerta para que una nueva perspectiva se muestre ante ti.


Recuerda que muchas personas han emprendido varios negocios antes de dar con el que es exitoso. Ese podría ser tu caso también. No es el fin del mundo y mientras más pronto te muevas hacia adelante, mejor.


¿Cómo vas con tu negocio? Cuéntame tu experiencia.



25 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados