¿Cuál es la intención detrás de tu emprendimiento?

Dicen que un sueño sin acción es solo una fantasía. ¿Y qué ocurre cuando nuestras acciones carecen de propósito?


Actuar sin un proceso reflexivo previo nos permite funcionar en el mundo práctico. Pero cuando nos involucramos en asuntos de gran envergadura como llevar adelante un negocio propio, la acción carente de conciencia podría llevarnos a la ruina.



Toda acción lleva detrás de sí una intención. Que seas consciente o no de esa intención es otra cosa. Si siempre hay una intención, entonces bien vale la pena descubrir cuál es, porque al estar oculta te conducirás a ciegas.


¿Cuál es tu intención al emprender online? ¿Demostrarle al mundo que tú sí puedes? ¿Tener mucho dinero? ¿Estar en la onda? ¿Tener libertad financiera? ¿Disfrutar de solvencia económica para vivir con tranquilidad?


Te lo pregunto porque la base de tu actuar está en esa intención. Tus resultados dependerán de ella. Constantemente, cuando emprendemos y no nos va bien, no comprendemos la razón del fracaso. A veces, no es falta de voluntad, ni de planificación, ni de disciplina, sino una intención errada.


Pongamos un ejemplo, digamos que decidiste emprender un negocio porque quieres dinero, pero la intención oculta es que quieres demostrarle a tu ex pareja que sí puedes tener éxito. En el fondo, ves tu negocio como una “venganza” en contra de alguien más. Te mueve el dolor y el resentimiento.


Tus acciones estarán teñidas de esa emoción tóxica y las moverá una profunda carencia. Con ese panorama, ningún emprendimiento puede avanzar por buen camino. Tu sed de reconocimiento, especialmente por parte de esa persona a la que quieres demostrar algo, te hará avanzar con expectativas irreales, porque quizás nadie vaya a reconocerte nada.


Eso te frustrará enormemente, proyectarás ese deseo de reconocimiento en todos los que te rodean a ti y a tu negocio y al no obtenerlo, desistirás.


El fracaso será inminente, porque en realidad esa no es una razón para emprender ni un negocio, ni nada en esta vida. Y cuando digo fracaso, no estoy hablando de que quedarás en la quiebra, puede que no, que sí hagas dinero. El fracaso está en que así no podrás ser feliz. El vacío no se llenará con unos miles de dólares.


Lo mejor es tener un propósito que resuene, no con tu sufrimiento, sino con tus más nobles deseos. No es lo mismo querer dinero para llamar la atención, que quererlo para disfrutar de tu vida al máximo. En este último caso, podrás usar el dinero como una herramienta para vivir de tu pasión, viajar, disfrutar momentos únicos con tu familia, ayudar a otros, crecer espiritualmente, aprender de los mejores y estar saludable, por nombrarte algunos ejemplos.


La calidad de vida no está relacionada con tener mucho dinero o éxito, sino con lo que hacemos con ellos. Te recomiendo que leas el artículo de Héctor El Dinero No Compra La Felicidad, donde profundiza sobre este tema.


Entonces, reflexiona para qué estás haciendo lo que haces. Si estás en Sé el Jefe, pregúntate para qué estás. ¿Cuál es tu intención de participar en esta plataforma? Tu respuesta dirá mucho de los resultados que estás obteniendo y de cómo te sientes al respecto.



Otra cosa que suele suceder a menudo es que vivimos en piloto automático. Hacemos las cosas de forma mecánica, sin pasión. Vamos como robot al trabajo, a la reunión de fin de semana con la familia, al cine y al banco, de hecho, nos da lo mismo estar en un lugar o en el otro, todo es monotonía. El peligro de vivir en piloto automático es que quedamos a merced del “destino”.


Recuerdo cuando me casé, fue todo tan rápido, una decisión tomada porque sí, porque ya tenía 28 y era hora. Planifiqué todo, hasta cómo me pediría la mano mi novio y sucedió tal cual. Ahora miro hacia atrás y pienso que una decisión tan trascendental, muchos la tomamos sin saber para qué. ¿Cuál fue mi propósito al casarme? Nunca me lo pregunté en ese momento, ahora lo sé. El motivo no fue precisamente el amor y estoy divorciada, lógicamente.


Una acción carente de significado te hará vivir bajo el síndrome de la “veleta”. Siendo una veleta sin rumbo ¿cómo esperas enfrentarte a la tormenta? Te arrastrará, sin duda. Los acontecimientos conducirán tu vida, no tú.


Tener tu propio negocio es también una decisión trascendental. No te recomiendo emprender algo sin saber la intención oculta, la razón de ser de esa acción. Y no quiero que me malinterpretes, no te estoy animando a que te paralices y te tomes la eternidad para decidirte. Solo que te detengas un día y desde el corazón te sinceres acerca de las razones para emprender. Las anotes, las tengas claras y continúes.


En el camino quizás esas razones cambiarán, tus intenciones podrían modificarse a través de los años. Lo imprescindible aquí es simplemente vivir desde la honestidad y saber en cada momento para qué hacemos lo que hacemos. Es la clave para emprender no solo con éxito, sino con menos sufrimiento. Recuerda que este es opcional y, en mi opinión, descubrir de dónde se originan nuestros actos te ayudará a evitarlo.

Hay decisiones que duelen, pero no nos hacen sufrir. Vivimos el dolor en un momento dado, lo maduramos y seguimos adelante. El sufrimiento es hacer del dolor una forma de vida.


Yo ahora me pregunto más a mí misma el propósito de lo que emprendo. Eso a veces acaba con la fiesta, pero también con la resaca y el arrepentimiento. Me pregunto desde dónde se mueven mis deseos, si desde la necesidad de tapar un “dolor” o desde las ganas de ser mejor.



Ya aprendí a escuchar las señales. Generalmente, cuando estoy muy acelerada y desesperada es porque la intención oculta es querer demostrar algo. Entonces, me detengo y me escucho. Porque del apuro solo queda el cansancio. Y yo quiero disfrutar la vida, de verdad.


¿Te has preguntado por tus intenciones detrás de tus acciones?

ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados