Claves para vivir en el presente

Cuando atravesamos por situaciones difíciles nos parece imposible concentrarnos en el presente. Por un lado, la angustia de lo que ocurrirá en un mañana no muy lejano y por otro, la remembranza de lo que nos llevó hasta ese punto. Así nos paseamos por el pasado y por el futuro, causando un problema grave: el sufrimiento.



Si estás teniendo problemas económicos, de relaciones o de salud, este post te va a interesar. Y si no estás atravesando situaciones difíciles, pero tu estado "natural" es la ansiedad o la frustración, también te hará bien leer.


Lee también: "¿Cómo superar tus miedos en 10 pasos?".


Cuando la vida pesa y parece no haber salida...


En momentos de crisis, la vida pesa. Lo sé, sé muy bien lo que se siente. La mente se vuelve un torbellino que parece arrastrarte sin piedad. Estás el día entero centrado en el fatalismo sin ver ninguna solución. Para algunas personas, esa situación terrible solo es momentánea, para otras se extiende indefinidamente, pudiendo generar una depresión o estados de profunda ansiedad.


Hubo una época en mi vida en que me dejé arrastrar por la depresión y la ansiedad, al punto de no verle sentido a nada. Me costaba levantarme de la cama, porque no había una razón para ello (decía mi mente). No le deseo ese infierno a nadie. La depresión no es cosa de juego, la ayuda terapéutica es necesaria. Si sientes algún síntoma de depresión, lo mejor es buscar ayuda profesional.


Pero a la par del acompañamiento de un terapeuta, estaría bien que tuvieras claro el origen artificioso de estos estados de vibración baja. Y digo artificioso porque son fabricaciones sin ningún sustento real. La clave para ser consciente de lo que nos está ocurriendo es prestar atención a nuestro pensamiento, porque lee bien, todo lo que crees sentir proviene de un estado mental.


La mente no tiene emociones...


La mente genera emociones, pero las posee. La mente solo es lenguaje y proyección de imágenes, nada más. Tu mente está allí con una función específica, repetir discursos y fabricar imágenes. Una y otra vez, en un círculo que no acaba. Por eso, cuando estamos demasiado enfocados en la mente, solemos sentir ansiedad o cualquier emoción negativa.


Lamentablemente, estamos llenos de recuerdos de palabras e imágenes que no son las más agradables y a nuestra mente le encanta regodearse precisamente de ellos. También hay recuerdos "agradables" pero nada comparado con lo sublime de sentir amor.


La mente te hace creer que estás profundizando en temas, pero la verdad es que siempre se queda en la superficie. Incluso, las personas más brillantes que intelectualizan todo no están para nada ligadas al verdadero sentir, que es el que nos da alegría de vivir.



Estar presente...


Estar presente es sentir y enfocarse en lo que está sucediendo ahora. Si por un momento desapareciera el discurso inagotable de la mente, te darías cuenta de que no está ocurriendo nada malo ni amenazador. La mayoría del tiempo estamos seguros y a salvo, pero la mente te hace ver lo terrible del pasado y lo aterrador del futuro.


Tu ser esencial no tiene prisa, no está preocupado ni se siente arrepentido de lo que un día fue. Está allí de fondo, en paz y paciente, esperando que la mente se calle un poco para ser experimentado. Sí, ya sé que esto te puede sonar a budismo o metafísica, pero créeme que si no permites la espiritualidad en tu vida, es difícil encontrar paz.


También te puede interesar: "5 asombrosos beneficios de la respiración consciente".


Cuando respiras profundo y te centras en el presente, puedes hacer espacio en tu maravillosa mente para crear imágenes y discursos que te aporten la verdadera solución a cualquiera que sea el problema que se esté presentando. ¿Cómo pretendes solucionar una crisis estando en estado de ansiedad y angustia permanente?


La capacidad de serenarse...


Vivimos tan a prisa, tan alejados de la intimidad, que tomamos decisiones diarias a partir de estados alterados. Decidimos con miedo y no con esperanza. Las decisiones desde el miedo, nos hacen quedarnos estancados, viviendo vidas mediocres. Las decisiones impulsadas por la esperanza y el amor, nos hacen evolucionar.



¿Cuántos de nosotros decidimos emprender un negocio por miedo a ser pobres toda la vida? ¿Cuántos de nosotros decidimos emprender, huyendo de la vergüenza que nos da ser quienes somos? La mayoría hacemos desde el miedo y después nos preguntamos por qué fracasamos. ¿No sería mejor emprender desde la pasión de llevar adelante un propósito de vida?


La capacidad de serenar tu mente es maravillosa y es urgente que la desarrolles. Solo serenando tu mente puedes saber cómo actuar sabiamente. Una sabiduría que nada tiene que ver con lo intelectual, sino con el alma. Y al alma se llega a través del sentir, no del razonar.


De ahora en adelante cuando tengas dificultades, prueba formas de serenar la mente. La respiración es una de ellas. Es crucial que te mantengas en el presente, donde no hay preocupaciones, donde no hay frustración. Solo así puedes darte espacio de actuar inteligentemente, en pro de conseguir una solución. No ganas nada, dándole rienda suelta al pensamiento donde en realidad nada sucede.


¿Cómo abordas tú los problemas en tu vida? ¿Cómo haces para estar presente?



0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados