Cómo Ser Feliz sin Estar Alegre

¿Cómo lograr la felicidad? ¿Cómo ser feliz? Son grandes incógnitas que arrastramos durante toda la vida, son planteos necesarios. Aunque no podría decirte que existe una respuesta única.


¿Qué es exactamente la felicidad?


Uno de los temas más tocados y perseguidos es la felicidad. De hecho yo misma he hablado antes sobre esto. Las personas queremos ser felices, pero… ¿entendemos qué es la felicidad?


¿Sabemos ser felices?


Tenemos la costumbre de confundir felicidad con alegría. Constantemente los ligamos como sinónimos y realmente no lo son. Según lo veo la felicidad es un estado y la alegría un sentimiento. Un estado puede o no ser permanente, un sentimiento no. Voy a explicarlo así, hay pocas cosas que sean tan feas en la vida como pegarse en el dedo chiquito del pie contra algo. Sí lo sé, es horrible. Un dolor insoportable, enojo, rabia, ira. Es un estimulo que desata lo pero de nosotros. Cuando el dolor comienza a disminuir, cuando baja la ira, el enojo se enfría y ya estamos mejor. Es una explosión de sentimientos intensa, de poca duración. Si sos feliz, después del dolor vas a seguir igual, si no lo sos pasa exactamente lo mismo. Ese estimulo no cambia tu estado.


¿Se puede ser feliz sin estar alegre? ¡Claro que sí!



La alegría es la reacción a un estímulo. Es como pegarse en el dedo, tarde o temprano va a pasar. Lo que viene después es lo que nos asusta, ¿qué va a pasar cuando la alegría se termine? La sombra de los miedos empieza a acechar, por eso decimos que da miedo ser feliz, que es muy difícil, porque en realidad es un esquema insostenible.


Nadie puede estar 24hs al día, 7 días a la semana, con una sonrisa perfecta pintada al rosto, resplandeciente y espectacular. Por eso hay que aprender a ser felices.


Dicen que la felicidad está en los pequeños detalles, como en el café de las mañanas. Como amante del café puedo decirte que he sido muy feliz y muy triste tomándolo. Cada mañana me siento frente a la ventana, la misma ventana, a tomar café, el mismo café, en la misma taza (sí, tengo una taza especial para el café de las mañanas) pero no siempre me siento igual. He llorado y he reído sentada en ese lugar. Sola o acompañada, y en ambos casos he sido feliz y triste. Por eso creo que los detalles nos dan alegría, son estímulos para incrementar la felicidad.


Y con el tiempo aprendí que la felicidad es agradecer ese café, sin importar cuál sea. Agradecer es recibir y merecer la felicidad. Un café en si mismo no te va a regalar felicidad liquida, pero el hecho de tenerlo, de disfrutarlo, de sentir su aroma, lo cambia todo. Y solo se pueden apreciar esos aspectos cuando somos felices. Alguien puede estar tomando el café más caro y de mejor calidad, y ser totalmente infeliz o puede tomar un café bien barato y sentir la paz que regala la felicidad.




Sí, se puede ser feliz sin tenerlo todo.


Para ser felices es necesario tomar conciencia plena de nuestra vida y nuestro tiempo actual. Si no llegas a fin de mes, si no podés darle a tu familia la vida que querés, si tus sueños se frustran todo el tiempo o ya ni tenés tiempo ni ganas de soñarlos, no hay café, té, refresco, agua, que te haga feliz. Así solo vas a tener pequeños momentos de alegría en los que vas a disfrutar y apreciar tu entorno, pero cuando se apagan la vida vuelve a ser gris.


Cuando tomamos conciencia y sabemos que estamos donde queremos estar, o camino hacia donde queremos, aprendemos a ser felices, porque agradecer es inevitable. Quizás en este momento no puedas darte todos los lujos que quisieras, no manejes el auto de tus sueños, ni te vistas a la última moda, pero si estás haciendo todo para lograrlo vas por buen camino y una sonrisa genuina se pinta sola cuando lo pensás.


Eso es la felicidad.

Saber quién sos, y aceptarte. Saber donde estás y a donde querés llegar. Saber que personas te rodean, sin relaciones tóxicas.


Eso es la felicidad.

Levantarse todos los días, no para seguir luchándola en la cortita, sino para estar un paso más cerca de tu meta, de tu sueño. Despertarse y agradecer.


Eso es la felicidad.

Soñar sin miedos, tener ambiciones y estrategias para lograrlo. Soñar a lo grande, dejar todo en la cancha para alcanzar esos sueños, y después de esos más y más.


Ser felices es un ejercicio diario. Es inevitable que el dolor y la tristeza toquen tu puerta, no todo es color de rosa, la diferencia es tener de qué agarrarse para volver cuando caemos. Imagina una gráfica, la constante es la felicidad, siempre está ahí, las emociones como la alegría, o el dolor son variables. Suben, bajan, nos levantan, nos tiran abajo, pero cuando se terminan volvemos a la constante y solo de nosotros depende trazar esa gráfica como queremos, porque en lugar de felicidad puede haber tristeza.




Así que recordá: la felicidad es un ejercicio diario, es una constante a elegir en tu vida.


Y cuando somos felices el dolor es más llevadero, la tristeza y la nostalgia duran menos.

La felicidad es un armadura, no evita los golpes pero te protege de heridas mortales.


Nos vemos en la cima!

0 views
ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados