ContactO

Angelikagrand 113

Tyreso, 135 36, Sweden

​​

Tel: 70301133

info@hectorrc.com

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest
  • Flickr Social Icon
  • Tumblr Social Icon
  • SoundCloud Social Icon
  • Spotify Social Icon
  • Google Play Social Icon

© 2018-2019 Hector RC & Sé el Jefe - Todos los derechos reservados

¿Afirmaciones o aformaciones? ¿Cuál de las dos funciona?

Updated: Dec 2, 2018

Todos los que investigamos sobre crecimiento personal sabemos que las afirmaciones forman parte importante del proceso para cambiar creencias. Louise Hay fue una de esas autoras que promovió en todos sus libros el uso de las afirmaciones como forma efectiva de cambiar nuestra vida. Millones de personas en el mundo siguen los preceptos de Louise Hay y testimonian que las afirmaciones han transformado su ser.


Sin embargo, otro gran número de personas plantean que las afirmaciones no les han sido tan efectivas como esperaban. En lugar de crear cambios favorables en su vida, ocurre lo opuesto, se frustran y pierden la fe. Y esto fue lo que le sucedió a Noah St. John. Constantemente, se sentía desesperanzado porque insistía en hacer afirmaciones y esto no le brindaba ningún resultado positivo.



Pero como este hombre es de espíritu inconformista, no se dio por vencido en aquel momento. Comenzó a investigar y descubrió que la forma más exitosa de comunicarnos con nuestra mente es a través de preguntas. De hecho, constantemente, nos estamos preguntando el porqué de nuestra realidad presente y pasada. En pocas palabras, nos preguntamos el porqué de nuestras desdichas, queremos saber las razones por las cuales no salimos del atolladero o por las que no somos felices.


Pienso que es cierto. Cuando escuché por primera vez sobre las aformaciones recordé la forma desesperada como a veces me dirigía a Dios. Le preguntaba por qué me sucedía eso a mí. En momentos de alta emocionalidad negativa solemos llorar y preguntarnos el porqué de tanta desgracia. Creo que a todos nos ha ocurrido. El problema con este tipo de preguntas es que están formuladas con un enfoque negativo, por lo tanto, la mente comienza a buscar respuestas negativas al respecto.


Realmente, si nos ponemos a pensar, nunca nos preguntamos por qué nos va tan bien. Hay momentos en la vida en que nos sentimos plenos, pero no nos detenemos a preguntarle a nuestra mente el porqué de tanta dicha. Si lo hiciéramos, la pondríamos automáticamente a buscar respuestas positivas.



Todo esto ocurre, por supuesto, a un nivel subconsciente. Y la idea es llegar, precisamente allí. Es nuestra mente subconsciente la que contiene el cúmulo de creencias que nos hacen actuar como lo hacemos. Es allí donde debe ocurrir la programación y es a ella a la que debemos preguntarle el porqué de las cosas.


Hoy en día Noah St. John es un coach y mentor empresarial muy destacado en los Estados Unidos, gracias al éxito de su método de las aformaciones.


Diferencia entre una afirmación y una aformación


La afirmación es una sentencia en tiempo presente y en positivo. La aformación es una pregunta que comienza con por qué y es también en presente y positivo.


Noah St. John no está en contra de las afirmaciones, sino que no las cree convenientes al comenzar el proceso para cambiar nuestros pensamientos.


Las afirmaciones son muy poderosas, tanto así que las precede un alto grado de convicción. Es decir, la afirmación es poderosa en la medida en que el que afirma esté convencido totalmente de lo que dice. Esa es la razón por la que cuando se hace una afirmación sin convicción esta pierde fuerza y le da oportunidad a la mente de esgrimir argumentos en contra de ella.


En el caso de las aformaciones, esto no sucede. Pues al incluir la afirmación en una pregunta, la mente no la asume como una sentencia contundente sino que comienza a buscar respuestas acordes y en automático. No busca argumentos para contradecir la aformación.


¿En qué consiste el método de las afirmaciones?


Las afirmaciones se crean de forma muy simple. Se hace una lista de las creencias limitantes que poseemos y se redactan las afirmaciones en base a estas creencias, pero en positivo. Supongamos que tengo la siguiente creencia limitante acerca del dinero: “siempre me falta dinero”. Para cambiar esa creencia, deberíamos usar una afirmación que diga lo contrario: “siempre tengo suficiente dinero”. Nótese que está en presente y en positivo.


Una vez definida la afirmación lo que hacemos es repetirla tantas veces como podamos, todos los días, durante meses o años. De esta forma logramos que esta afirmación se asiente en la mente subconsciente como creencia.


El problema es que para que una creencia se asiente pueden pasar años y esto es lo que causa frustración en muchas personas. Y es lógico que así sea. Si tienes 30 años de tu vida creyendo algo, tuviste todo ese tiempo para afianzar esa creencia. Si no te obsesionas con la creencia opuesta y la repites miles de veces al día, podrías tardarte 30 años más en cambiarla. Por eso Louise Hay era insistente en este punto de la repetición.


¿En qué consiste el método de las aformaciones?


Para hacer las aformaciones, deberás seguir los siguientes pasos:


Definir lo que quieres


En primer lugar, deberás determinar el área de tu vida que deseas mejorar. . Por ejemplo, “quiero amarme más”, esto sería un buen deseo. Al querer elevar tu autoestima deberás pensar en una serie de afirmaciones que estén relacionadas con ese aspecto. Por ejemplo: “soy hermosa, maravillosa e inteligente”, “estoy llena de virtudes”, “todo las personas que me rodean me aman”.


Convierte la afirmación en pregunta


Luego de que definas todas las afirmaciones relacionadas, en este caso con amor propio, pasarás a cambiarlas a preguntas. Por ejemplo: “¿Por qué soy tan hermosa, maravillosa e inteligente?”, “¿Por qué tengo tantas virtudes?”, “¿Por qué todas la personas que me rodean me aman?”. Nótese que las preguntas, al igual que las afirmaciones, están en positivo y en presente.


Repite las preguntas sin concentrarte en las respuestas


Ahora queda repetir las preguntas muchas veces al día sin detenerte en las respuestas que surjan. Estas saldrán en automático y se asentarán en tu subconsciente. El efecto promete ser poderoso.



La verdad, yo no he probado las aformaciones. Con las afirmaciones, ciertamente, no siempre me ha ido muy bien. Me he propuesto a probar este nuevo método con preguntas a ver cómo me resulta.


Y tú ¿Has probado alguno de estos dos métodos? ¿Qué opinas de ellos?

43 views