4 palabras que cambiarán tu vida para siempre

Ya he mencionado en otras oportunidades que las palabras tienen poder. Según Don Miguel Ruiz, en “Los Cuatro Acuerdos”, las palabras son hechizos. De nosotros dependerá usarlas para magia negra o para magia blanca. Con una sola palabra podemos poner fin a una relación a una adicción. Con una palabra puedes crear un momento pleno de amor. Con una palabra puedes abrir una puerta o cerrarla para siempre.


palabras que cambian la vida

Las palabras son símbolos poderosos que nos ayudan no solo a nombrar lo que percibimos, sino también a expresar nuestro mundo interior. Para los nuevos filósofos del lenguaje, las palabras ya no cumplen solo una función referencial, sino que ellas tienen la cualidad de crear la realidad. Es decir, gracias al poder de la palabra podemos ver manifestados nuestros deseos. Siendo así, vale la pena preguntarnos ¿Qué palabras estoy usando en mi lenguaje cotidiano?


Nuestro cerebro se programa a través de palabras, nuestras creencias se forman también por medio de ellas. Todo lo que hacemos o dejamos de hacer va precedido de un entramado lingüístico expresado verbalmente. Ese tejido que vamos creando nos predispone no solo en el actuar, sino en el sentir. Como consecuencia, una palabra acompañada de una emoción es muy imponente y sus efectos, ineludibles.


¿Quieres saber quién es la persona que tienes en frente? Presta atención a lo que dice, pues en las palabras volcamos todo aquello en lo que creemos o, mejor aún, nuestras convicciones.


Quedando clara ya la importancia de las palabras en nuestra vida, he hecho una selección de aquellas que por regla general son altamente poderosas. Luego de pronunciarlas, las consecuencias son inevitables. Estas palabras abren la puerta a nuevas experiencias o las cierran definitivamente con doble candado y cadenas.


1. Gracias


Una expresión de gratitud es bien recibida siempre. Tú no sabes lo que le puedes cambiar el día a alguien cuando le dices “gracias” de una forma sincera y sentida. ¿Cuántas veces damos por sentado lo que otras personas hacen por nosotros? Nuestros padres, por ejemplo, cómo olvidamos agradecerles. Pensamos que todo lo que hacen es su obligación y allí se acaba.


Pero no, cuando nos convertimos en padres sabemos lo que significa criar un hijo. Y no es que lo hagamos para que nos agradezcan, no va por ahí la cosa. Pero, siempre, lee bien, siempre un gracias dicho con verdadero amor es un aliciente increíble.


Haz ese regalo a quien puedas. Llama a esa persona especial solo para darle las gracias, más aun si es una relación que está en deterioro. También puedes hacerlo en vivo y directo, mirándola a los ojos. El poder de la gratitud es tan grande que es imposible que alguien no se ablande con un “gracias”. También dicen que esta palabra crea abundancia y prosperidad. Agradecer cada cosa que tenemos, hace que la vida te dé más.


2. No


El poder de las palabras

Cómo es de importante esta palabra, pero cómo cuesta decirla. Estamos acostumbrados a complacer, a agradar así sea en contra de nuestro deseo de decir NO. La necesidad de aprobación nos lleva a acceder frente a situaciones que nos crean malestar. Sin embrago, decir “no” cuando lo sentimos de verdad es algo muy digno de admirar, nos ahorra disgustos y sufrimiento, pero lo mejor de todo es que nos saca del papel de víctimas.


Además, un “no” dicho a tiempo puede salvarnos de una situación de peligro. Es el caso de las mujeres maltratadas, si tan solo dijeran que no ante gestos o insinuaciones que van en contra de su dignidad. Ningún maltratador da golpes desde el principio, generalmente es un proceso gradual, así como la sumisión de la víctima.


Vamos a decir NO más seguido, siempre y cuando lo sintamos. Por muy contradictorio que nos parezca decirles esta palabra de poder a los demás, les hará valorarnos y respetarnos. Si se van de tu vida por una neg